Game Over


 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Corre, pelirroja, corre {Aure}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Stolca
Armes - Robots
Armes - Robots
avatar

Nombre real : Meredith Arnold
Mensajes : 55
Puntos : 63
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Corre, pelirroja, corre {Aure}   Jue Ene 27, 2011 8:40 pm

Corre. Coño, Stolca, corre. Mis pies pisaban polvo, se movían con velocidad entre los hierros doblados de las ruinas de la ciudad. No podía mirar atrás. Me habían pillado. Una patrulla había localizado mi intento de hackeo a una base central del hotel de Qat. Me habían visto con el portátil que ahora llevaba en mi bandolera, encajada entre mis pechos, dejando que mi melena ondulara entre el viento. Los agentes me perseguían desde el hotel, pero cuando perdía a uno, otro aparecía en su lugar. No podía evitarlo. Era prácticamente un fantasma que se movía por la ciudad. Y yo me conocía esta ciudad como la palma de mi mano. No podían. Es más, no debían cogerme. Si lo hacían, verían todos los hackeos que había ocasionado: robos de coche, de cuentas de banco, había falsificado tarjetas de identidad y, lo más importante, había hackeado bases de datos de la sede central de Bulgaria. Había visto los nombres de todos los habitantes de las ciudades, sus cuentas corrientes, y datos encriptados que no había desbelado. Tal vez éso fuese lo más peligroso. Algo encriptado está creado para no ser descubierto. ¿Y si creía que yo lo había descubierto? Me metería en un lio.
Saqué mi móvil de mis vaqueros y abrí la tapa. Marqué un tres y luego llamé. Sonó el tecleo rápido de las teclas y después el tono de llamada. Salté una barra de hierro y después me colé por debajo de otra, derrapando, llenándome de polvo. El sonido de mis pies enmascaró el sonido de un grito y de una voz al otro lado del teléfono.

—Chip, mapa de las ruinas de Yalg. Localiza ésta llamada. Date prisa, necesito encontrar un lugar seguro. ¡No hay tiempo de explicaciones! Búscalo y llámame!
Chip era otro hacker que vivía en Bulgaria. Un chico de veinte años, moreno, bastante guapo, aunque él sabía que no era mi tipo y él rezaba que yo tampoco era el suyo -aunque intentó besarme-. Nadie sabía que era... rarita en lo que a mi condición sexual se marcaba. Agradecía estar en las Aynn, ahí no había hombres que quisieran besarte o llevarte al cine. Era algo agradable. Aunque ahora no podía permitirme el lujo de pensar en algo agradable: había un acantilado más allá. De tres o tal vez cinco metros. Seguí corriendo hacia él. Una bala pasó rozándome la nuca, noté como mi cabello se quemaba al contacto con la bala, pero no paré. Corrí, corrí, y salté el acantilado. Amarré el móvil y la bandolera y me la pegué al pecho. Caí rodando, salvado el portátil, y me levanté. Seguí corriendo y me detuve detrás de un coche quemado y sin puertas. Me senté junto al depósito lleno de agujeros en la chapa y recuperé el aliento mientras escuchaba gritos de que saliese. Al otro lado del acantilado. No vendrían. Saqué mi portátil y escuché el móvil. Rápidamente lo cogí y me dijo que, a dos kilómetros de mi situación, al este, había una pequeña casa abandonada. Pero que andase con cuidado, conocía gente que la frecuentaba. Era como un patio de recreo. Le mandé un beso, colgué, volví a guardar el portátil y corrí agazapada entre ruinas hasta que vi una casa en estado... no tan deteriorado. La puerta de madera estaba cerrada. Maldije por lo bajo y me resigné a entrar por una ventana algo rota. Me encontré, al entrar, una raja en el brazo. Maldije y me arranqué un trozo de la camisa que llevaba sobre la camiseta y me la até entorno al corte. Me coloqué el pelo, me senté, y encendí el ordenador. Empecé a teclear, la pantalla se llenó de números verdes con un fondo negro total.
Escuché un ruido. Un golpe a una lata. Bajé un poco la pantalla del portátil y miré fijamente hacia la puerta de delante, sin puerta, mostrando un pasillo algo lúgubre por la falta de luz solar. Y eso que estábamos a mediodía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aure
Morey - Viento
Morey - Viento
avatar

Nombre real : Sharon E. Miller
Mensajes : 63
Puntos : 37
Fecha de inscripción : 25/01/2011

MensajeTema: Re: Corre, pelirroja, corre {Aure}   Vie Ene 28, 2011 5:03 pm

"Frustrada, era la palabra que me describía en este momento, o quizás aburrida, fuera de lugar, lo que sea, porque todo tenia que estar tan tranquilo cuando quería un poco de diversión?, joder, desde la madrugada en la cual me levante se anunciaba que todo estaría en paz. Si, se supone que debería estar alegre por eso, pero era demasiado frustran tanto silencio en el lugar, no había con quien pelear, a quien regañar, o que hacer, que se suponía que haría?, tampoco me quedaría con los brazos cruzados, esa definitivamente no era yo, No podía estar inactiva por un momento, moriría en el intento, -metafóricamente-."
El día había iniciado como todos los anteriores, tranquilo y lleno de paz, era la ultima en dormir, y la primera en levantarse, no tenia sentido desperdiciar las horas en las que alguien duerme cerrando los ojos y pensando en nada, es mejor soñar despierta, mientras caminas, ves las vida y la tocas con tus propias manos.
Después de una pelea conmigo misma, de pensar estupideces y declararme muerta de aburrimiento mas de una ves, decidí caminar por los alrededores, hasta que mi cuerpo se cansara completamente, me arriesgaría a otro de tanto regaños por parte de Pride, era un chico bueno cuando se lo proponía, pero yo no tengo paciencia para soportarlo.
Fue un viaje no tan largo pero si mas de lo acostumbrado,. que? quería caminar, y otras veces mis aventurillas han resultado en mal, lo se, eso no importaba, si morir me divertía lo haría feliz. "se optimista Aure" susurre mientras andaba por el bosque, apartando las ramas de los arboles que golpeaban, de ves en cuando y algunas hacían cortes en mi ropa, "eso me pasa por no usar tela fuerte" murmure para mi.
Observe a lo lejos un pequeño riachuelo, no me vendría mal un poco de agua en este momento, el viento estaba favorable, así que no me preocuparía por mojarme. Camine hasta este y me senté sobre una roca, metiendo luego los pies en el agua que antes era cristalina, y ahora se volvía un poco borrosa, todo por la culpa de aquellos monstruos que creaban sus maquinas y vendían algunas en el mercado Nocturn, solo pensar en ellos me estresaba, así que luego de respirar profundo por un momento, y relajarme, decidí seguir mi camino.
Luego de unos 15 minutos de camino, encontré la vieja cabaña donde algunas veces nos reuníamos todos los naturas, para reuniones o simples conversaciones, no éramos topos, no pasábamos todo el día en la base. Entre por la puerta delantera y observe el lugar, solitario, y con un aroma a viejo que era único de aquella casa.
Nada había cambiado, bueno, algunas cosas habían sido robadas, era común que las personas robaran incluso lo insignificante para sobrevivir, no era quien para juzgarlos,; no robaba, pero sabia que algunos en realidad lo necesitaban..Busque establecimiento en una habitación del fondo de la casa, y suspire tratando de pensar que hacer, hasta que un ruido proveniente de un golpe hizo temblar la madera vieja de la casa, alguien mas estaba aquí.. "mierda, solo bromeaba con lo de morir!" me queje mentalmente y salí de la habitación, golpeando una lata por axidente en la oscuridad de aquel lugar. Me enfrentaría ante aquella cosa, o quizás un dialogo ayudaría?, -tomé un trozo de madera- por si acaso.
Habia planificado como atacar, de diferentes puntos, y cuando salí de las tinieblas que me mostraba aquel lugar, note la figura de una chica, "vaya"..pensé, estaba preparada para algún animal, aunque tampoco me confiaba, las mujeres no éramos unas santas.
…»Que haces aquí?..
"vaya que pregunta mas estúpida" me corregí en el momento, sin bajar el trozo de madera, es una casa libre no?, amm.. algo tenia que pasar, dependía de ella, por el momento no sabia que hacia o que era.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Stolca
Armes - Robots
Armes - Robots
avatar

Nombre real : Meredith Arnold
Mensajes : 55
Puntos : 63
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Corre, pelirroja, corre {Aure}   Vie Ene 28, 2011 5:39 pm

Los pasos se iban acercando hacia mí. Palpé mis bolsillos y saqué un papelajo. En él ponía "Lo siento. No quiero que lleves armas". La letra, esa perfecta caligrafía, con las aes algo alargadas, esos puntitos desangrados de tinta sobre las íes por culpa del puntazo de la pluma contra el papel... Era una nota de mi líder. No era muy partidaria de las armas, argumentaba que era "un invento machista". Perfecto. Ahora, si moría, moriría siendo toda una feminista. Una feminista muerta.
Pero, en el último segundo, saqué del interior de mi bandolera unas pequeñas bolas del tamaño de una canica de un metal reluciente y brillante. Las deposité sobre el suelo y empecé a golpear suavemente la madera. Código morse. Así se comunicaban éstas máquinas. Al acabar de "escribir" mi mensaje en su mente, dos pequeños ojos rojos sostenidos por finos y casi invisibles cables, inspeccionaron el lugar. Las bolas volvieron a la normalidad y avanzaron rodando silenciosamente por el suelo, yendo de un lado a otro, moviéndose con elegancia, y se detuvieron en el umbral de la puerta. Volvieron a aparecer sus ojos y cada una unió uno de sus ojos con la que tenía al lado. Excepto las que estaban pegadas al marco de la puerta, las cuales pegaron uno de sus ojos en la madera. Eran pequeños robot "bola", o "guardianes" como los llamaba yo. Su función era muy primaria: defender. Simplemente le decías algo en código morse, sus mentes la descifraban y se postraban en alguna zona a defender. Ahora, esa puerta, estaba protegida. ¿Por bolas? No, por algo más. Las pequeñas bolas poseían diminutas cargas nucleares. Pequeñas. Serían de la fuerza de un petardo. Pero al unirse todas creaban la fuerza de una granada. Era algo como "cuatro bolas, una granada. Ocho bolas, una mina. Dieciséis bolas, un torpedo. Treinta y dos bolas, una bomba nuclear". Podría arrasar diez manzanas de terreno. Por suerte ahí sólo habían ocho bolas. La fuerza de una mina y también su propósito. Cuatro bolas creaban un campo del sonido en el que si lanzaban algo con un peso explosivo detonaban en menos de un segundo, evitando que la bomba entrase en la habitación. Ocho bolas no tenían tanto poder, simplemente unían sus cargas explosivas, y en cuanto algo estaba a menos de veinte centímetros de ellas, estallaban.
Por suerte, no necesité del estruendoso sonido de la explosión. En un principio creí que eran agentes que venían a por mí, pero ahora descubrí que sólo era Aure. Era una Morey. Yo los llamaba elementistas, o elementalistas, pues jugaban con los elementos. Podían ser muy poderosos... pero dudaba de su inteligencia. Un código encriptado seguro que tardarían semanas en descifrarlo ellos mismos. Así que, en cuanto la muchacha apareció ante mí, me levanté, dejé el ordenador sobre la bandolera y alcé la mano para detenerla, por si deseaba entrar.

—¡Quieta! Espera...
Empecé a patear el suelo. Podías hcer el código morse con cualquier extremidad de tu cuerpo. Lancé una orden de retirada y las bolas guardaron sus ojos y retrocedieron hasta mí. Subieron por la pernera gris de mis pantalones y aparecieron por la manga de mi camiseta blanca, algo manchada por el polvo y la suciedad. Resbalaron por mi brazo y las agarré en la mano. Las guardé en mi bolsillo y me quedé mirando a la rubia, fijamente, a sus ojos, bajo unas gafas de color marrón, bastante anchas, pues era las que usaba siempre para ver el terreno. Estaban equipadas con sensores geotérmicos, e indicadores de dirección. Así llegué a la casa, Chip mandó las coordenadas a mis gafas y llegué sin problemas. Era un gran invento, Chip siempre me lo recordaba.
—Ahora... si quieres... puedes pasar.
Me encogí de hombros, algo inquieta. Sabía que no le caía demasiado bien. Bueno, ni yo, ni cualquiera de mi raza. Pero podía superarlo. No me molestaba. La comprendía. Yo también odiaba el sonido de las explosiones en el nivel de los Armes nucleares. Parecía que estaban creando un arma que destruyese el mundo de un golpe. Y éso me daba miedo... ver morir a Bvlgaria sería un gran golpe para mí. Ver morir a mis pequeños robots, los cuales amaba como si fuesen mascotas, compañeros de viaje... Hice una mueca y me volví a sentar lentamente. Cogí el portátil, lo abrí, cerré lo que estaba haciendo -no me apetecía que la gente indagase en mis investigaciones. Por eso mi ordenador tenía cerca de ochenta cortafuegos y cincuenta antivirus, todos modificados por mí-. Empecé a ojear planos para mi siguiente robot: era un robot capaz de absorver el aire y devolverlo fresco, cálido, o limpiarlo de partículas de polen, ácaros... era algo que me tenía algo desquiciada, pues en los dos prototipos anteriores, la máquina no podía diferenciar las moléculas de polvo de las de aire, y acababa soltando nubes marrones de polvo por toda la sala. Era asqueroso. Aunque Chip y yo nos reíamos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aure
Morey - Viento
Morey - Viento
avatar

Nombre real : Sharon E. Miller
Mensajes : 63
Puntos : 37
Fecha de inscripción : 25/01/2011

MensajeTema: Re: Corre, pelirroja, corre {Aure}   Lun Ene 31, 2011 6:41 pm

.Como si el destino y mi mente estuvieran jugandome una mala pasada, el ruido de la habitación se hizo mas presente y luego un sonido extraño de metal rodando se precipito hacia mi, mierda, todo me pasaba por ser tan boba e irme a buscar aventura por un rato. Pero que hacia?, ahora lo único que me importaba era saber si estaba sola o no. Mordí mi labio levemente, y tome mejor aquel pedazo de tronco que no me serviría de nada seguramente. Había visto como aquellos monstruos de metal atacaban, provocando cosas tan asombrosas como terroríficas, unos incluso imitaban los poderes de mi raza, usandolos para su beneficio, explotandolos, y destruyendo nuestros recursos.
Di un paso mas, y pude verificar de que se trataba aquel golpeteo, eran unas pequeñas bolas de metal que rodaban por el suelo y luego se convertían en monstruos miniaturas, demonios, seguramente eran mas peligrosos que los enormes inventos que los Armes creaban. Me propuse a dar otro paso mas cuando aquella chica me hablo, su vos, no era la vos de alguien que intenta matarte, pero tampoco podía confiarme, seria una estúpida si lo hacia. Ella se veía muy segura de lo que hacia, por como se comportaba, los primeros golpeteos que oí en el camino seguramente eran la orden del ataque, una orden que ahora estaba retractando, ya que aquel sonido volvió a repetirse con una serie diferente de golpeteos, Había escuchado alguna ves aquel idioma, estaba segura pero solo sabia que pocos lo conocían, y era alguna manera de tratar las cosas con mayor privacidad o confidencialidad. Un antiguo código de comunicación, ni siquiera sabia cuando fue creado o para que, solo que ya existía antes de…antes de que?, desde que tengo memoria.
Aquellos robots, seguían dando vueltas por el suelo de la vieja casa hasta que ella los llamo.. "Quieta!, Espera…" me dijo y por alguna razón, o mi instinto de supervivencia pudo mas que mi orgullo y me detuve. En ese momento sus pequeños monstruos corrieron donde ella y se escondieron, hice una mueca al verlos moverse por si mismos, y entender lo que ella ordeno, que detestable, que aquellas cosas causaban estragos, aunque jamas había visto unos tan pequeños en realidad.
..-»Quien eres?, hay mas como tu aquí cerca?
Pregunte liberando un poco el agarre de mi "arma", podía usar mi elemento, pero no sentía la necesidad de sacarlo en este momento, el viento era favorable para mi, y no lo había utilizado desde hace mucho tiempo. Di otro paso mas hacia ella y observe que tras de aquellas gafas oscuras sus ojos me calculaban atentamente, como si estudiara si era un peligro hacia ella o no..Abri los ojos como platos al escucharla y ver su tranquilidad, wow… había herido mi orgullo, de verdad no parecía peligrosa? -y no lo parecía- pero estaba segura de que podría serlo si me lo proponía.
..-»Dime.. hay mas como tu cerca?
Insistí tratando de parecer tranquila aunque estaba mas que inquieta, si habían mas como ella no sabría que haría, era una desventaja enorme hacia mi. Solo pensar que alguien había formado un tipo de complot en el cual ellos se reunían con sus maquinas que cargaban la muerte por todos lados, me hizo estremecer, destruirían todo lo que amaba?, lo único que tenia en realidad valor para mi?..quizás estaba exagerando, pero ese temor siempre se encontraba presente en mi interior y nunca podría abandonare hasta que la tranquilidad verdaderamente rondara por Bvlgaria.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Corre, pelirroja, corre {Aure}   

Volver arriba Ir abajo
 
Corre, pelirroja, corre {Aure}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Corre peligro mi dominio?
» Logo para mi nuevo foro, Gracias (no corre mucha prisa)
» Se corre el avatar al utilizar los códigos HTML
» Zona de avatar se corre bajo el post
» Alguien puede hablar mediante skype en la tablet?necesito ayuda!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Game Over :: Ruinas de Yalg-
Cambiar a: