Game Over


 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Basta de juegos, bonita. {Pandora}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía


Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Vie Ene 28, 2011 5:18 pm

Era la primera vez que cometía una estupidez tan grande. Grande como su ego. Grande como su estatura. Grande como sus aptitudes. Grande como un tomo de la legislación americana. Grande como la atracción fatal que esa condenada ejercía sobre él. El ensordecedor sonido de las hélices apagó un gutural gruñido mientras los relámpagos de esa ciudad, ensombrecida entre nubarrones negros, se reflejaban de modo eléctrico en esos orbes azules que Dante tenía por ojos. Sus incisivos se movieron por cuenta propia y atraparon su labio inferior mientras contemplaba esa amenazante ciudad eléctrica que se erguía delante de él y su vehículo aéreo, comandado por uno de sus muchachos con conocimientos suficientes para pilotarlo. - ¿Puedes acercarme, Reshi? Necesito que intentes aterrizar en tierra. No sé volar. - Le hizo saber a su piloto. Éste contempló por la vidriera y murmuró algo referente al cableado. Esos cables de alto voltaje que se hallaban por todas partes. Si los rozaban quedarían más que fritos, y no, no era la idea. Maldita seas, Pandora, ¿no podías vivir en otro lugar más accesible? Pensó para sus adentros, sintiendo el latir irado de su nervioso corazón.

Para sorpresa de todos, esa ocasión no había sido la excepción a la regla, llevaba puesto un traje de negocios. Dante defendía que lo hacía parecer un hombre culto, maduro, serio y sexy. Y, por el momento, nadie había dicho lo contrario. O al menos nadie se lo había dicho sin besarlo con fiereza acto seguido. Sólo una persona en esa cruel subrealidad era capaz de dejarlo a medias, de destrozar su frío caparazón de diamantes y hacerlo sentirse un idiota rematado. Pandora, su propio fruto prohibido del cielo. Manjar de dioses. Entrecerró los ojos, afilando la mirada mientras el helicóptero hacía cabriolas seguras con la única finalidad de aterrizar en uno de los bordes de ese tétrico lugar. El piloto abrió las compuertas y el ensordecedor sonido de un trueno los anonadó unos segundos. Sacudieron la cabeza al unísono y Dante bajó del vehículo, que no apagó las hélices. - Encontraré el modo de volver, vete. - Ordenó sin miramientos, secándose el sudor de las manos contra los pantalones para empezar a alejarse del helicóptero con pisadas falsamente seguras. Corre, Dante, corre. Huye, estás a tiempo. Cuando el vehículo escapó de su campo de visión, Dante miró atrás. Ya no. La has bien jodido, memo. Se dijo a sí mismo. - ¿Pandora? - Preguntó en un susurro, esperando que el viento llevara sus palabras a oídos de buena destinataria. No había rastro de ella. Atontado.



VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pandora
Morey - Rayo
Morey - Rayo


Nombre real : Lorelle Gemma Baumann
Mensajes : 22
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Sáb Ene 29, 2011 12:29 am

Los días en aquel lugar eran tan impredecibles como podía ser ella misma. Se levantaba cada día preguntándose qué jodida cosa iba a ocurrir las horas siguientes, porque hasta aquel momento ninguna cosa demasiado interesante, ni importante y ni siquiera algo divertido había ocurrido. Se aburría, se aburría bastante y la paciencia no era algo que tuviese la chica por montón, de echo era algo que le faltaba. Cuando ella quería algo lo quería en aquel mismo instante, y lo que ella quería era algo que la sacase de la desagradable monotonía que había inundado sus días durante toda una semana. Ya ni siquiera el practicar estaba minimizando el desagrado que sentía la chica en aquel instante, y aquellos que habían sido víctimas de los enfrentamientos con ella eran testigos - muchos habían terminado con un lindo ojo morado o peor - porque una Pandora sin paciencia era igual a un gato enjaulado que en el momento menos esperado saltaría a atacar sin contemplación alguna. Solo estaba esperando el momento perfecto para saltar, porque todo debía ser controlado y pensado meticulosamente, nada era al azar ni a la suerte.

Solía salir a caminar durante horas disfrutando de la soledad que le permitía el que era su hogar, aquella majestuosa y peligrosa fortaleza custodiada por los letales rayos procedentes de la eterna tormenta eléctrica. Los colores que podían apreciarse en aquel sitio eran los favoritos para la castaña, una gran tonalidades de grisaseos y destellos iluminando el cielo, el lugar estaba cubierto por una manta de sombras interminable y siempre era así. Lo mejor de todo aquello para Pandora - y siempre lo repetía - era la privacidad y alejamiento del resto del mundo que les permitía la ubicación y las barreras que tenía. Era realmente poco probable, por no decir que casi imposible, que alguien que no perteneciese a su raza y que no tuviese los rayos fluyendo por su ser se apareciese por allí. Era excelente cuando se evitaba precencias molestas. Llevaba ya un buen rato recorriendo el lugar con la vista fija en el cielo algo enfurruñada y de un humor ante el cual era preferible mantenerse lejos, a menos de que quisieras convertirte en la próxima diversión de la chica, y seguramente la diversión iba a ser solo de parte de ella, quien fuese su objeto de uso en aquel instante podía tener por seguro ello. Un ruido la distrajo de sus pensamientos ya que era extrañamente demasiado parecido al ruido que emiten los molestos helicópteros, y no habría llamado ni siquiera un ápice la atención de Pandora si aquel ruido no viniese excesivamente de cerca, por lo que sin perder tiempo se encamino hacia el sitio donde había escuchado el ruido aunque sin intención de apurar su paso. Estaba ya planeando las bellas palabras que iba a emplear para hacer saber al intruso que no era bienvenido en aquel sitio, pero se llevó una enorme sorpresa al ver al gilipollas que estaba de espaldas frente a ella, y más aún al escucharlo decir su nombre. No sabía que diablos estaba haciendo él allí y pese a que no le gustaba nada verlo en SU territorio sabía que aquella inusual aparición podría ayudarla acabar con su aburrimiento, siempre era agradable divertirse a costa de él, así que manteniendo su semblante serio comenzó a avanzar hacia donde se encontraba el chico silenciosamente aunque sin verdadero interés de que no la escuchase - sí, Pandora, ¿qué quieres? - probablemente él no se esperaba que apareciese así sin más, y si lograba sobresaltarlo era un buen primer asalto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía


Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Dom Ene 30, 2011 11:26 am

Los repetidos e incansables relámpagos iluminaban su ensombrecido rostro varonil de un modo intermitente, como aquél viandante que se encuentra estático en una acerca, junto a un semáforo que cambia como lo harían las estaciones. Odiaba Thoros, odiaba su aspecto dantesco, odiaba el temperamento de la gente que en él habitaban. Odiaba a Pandora, odiaba lo que le había hecho, odiaba que le importara demasiado. Odiaba que lo hubiera dejado con ganas de más cuando parecía haber llegado el momento crucial la noche anterior. Cerró los ojos con fuerza y dejó que una temperamental brisa sacudiera su suelta corbata, como si el viento lo forzara a avanzar de un modo inminente. Se sentía prisionero de la oscuridad que corrompía la belleza de ese paisaje tallado en roca y metal. Alzó la mirada hacia el encapotado cielo, que yacía cubierto por una maraña de nubes perennes todo el año. Aún podía sentir el eco de su propia voz cuando un trueno avecinó la aparición de la persona menos esperada. Claro que la acababa de invocar, pero no sin estar seguro de que ella no aparecería cual perro amaestrado. Se volteó de un modo autómata y casi fugaz. La ira y el deseo tiñeron el azul de su mirada, y cualquiera que lo hubiera analizado de cerca habría jurado ver sus irises llamear de un modo apasionado. Y eso ocurría cada vez que se hallaba cerca.

Afiló su eléctrica mirada, negándose a parecer asustado o incluso sorprendido. Alzó el mentón, altivo, haciendo gala de sus siempre presentes modales agresivos de triunfador. Nunca más sería vencido. Ella no era más que un pequeño David con una piedra en la mano y un cuerpo de infarto. Él era el más elegante Goliat que los cielos habían querido crear. No volvería a perder la compostura, la dignidad, el honor o el orgullo frente a ella. Así mismo, se apresuró a responder de un modo ácido y burlón. - Vaya, veo que estás bien amaestrada. ¿Olvidaste traerme el periódico, cariño? - Se atrevió a pronunciar, como si le hablara a su cachorro, con ese agraciado acento americano que parecía extraído de alguna de esas viejas películas de Casablanca. Otro insufrible trueno se añadió a la orquesta, mientras un golpe de viento sacudía la americana del hombre, que ondeaba cual capa de superhéroe justo cuando Dante se decidió a acercarse a Pandora. Sus pisadas quedaron prácticamente mudas al lado del estruendo permanente de Theron. Al llegar delante de tan femenina y divina presencia, escrutó con desprecio esos rasgos afilados que componían uno de los rostros más bellos que había alcanzado a ver jamás. - Te preguntarás por el motivo de mi visita, supongo... - Siseó de un modo certeramente viperino. Hundió la mano izquierda en su pertinente bolsillo y fijó sus luceros azules en los de ella. - Vengo a ajustar cuentas, Pandora. Basta de juegos. - Sentenció, olvidando su serenidad para mostrarse furioso de una vez por todas.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pandora
Morey - Rayo
Morey - Rayo


Nombre real : Lorelle Gemma Baumann
Mensajes : 22
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Lun Ene 31, 2011 1:25 pm

El viendo azotaba con fuerza en el lugar haciendo que los cabellos de la castaña oscilaran de forma ligera tras de si, su mueca inexpresiva seguía en su rostro sin un acopio de sentimiento, su mirada fija en la figura frente a ella, la tranquilidad inundando cada uno de los rasgos de su cuerpo, ella era dueña de si misma, siempre lo había sido, no se dejaba llevar por reacciones no calculadas, no era presa de sus sentimientos...ellos eran presos de ella y de sus necesidades. La seguridad que tenía la chica dentro de su propio terreno era algo que la pondría siempre por encima de él, o así era como se sentía la castaña pese al aire tranquilo que tenía él en contraste a lo que hubiese esperado, pero tampoco era nada sorprendente, entre ellos Pandora sabía perfectamente que el ocultar los sentimientos y las sensaciones no requeridas y necesarias siempre era un arma útil frente a un adversario, y tanto ella como él sabían que ellos eran rivales y siempre lo serían. No sabía que estaría haciendo allí, tampoco estaba demasiado interesada en averiguarlo, para ella la presencia de él solo podía tener dos desenlaces y en los dos ella tenía la última decisión, en lo que a él representaba era ella quien tenía la última palabra, Dante solo era una pieza más del juego que ella movía a su antojo, así era su visión del rubio.

No se adelanto hacia él, permaneciendo en un punto fijo, debía ser él quien se acercara a ella, él quién la buscara y no al revés, como por supuesto había ocurrido, era él quien había llegado a su ciudad sin que ella tuviese que buscarlo, ella esperaba tranquilamente y era él el que debía seguirla, por ellos sus palabras de burla hacia sí le parecieron divertidas, el intento de dar vuelta las cosas era algo que sencillamente era demasiado predecible, pero nada podía hacer contra ella ten las pruebas de que había sido él quien había ido a ella cual perro amaestrado, él quien había ido a buscarla sin llamarlo - la oveja viene a la guarida del lobo - murmuró con un deje de diversión en su entonación mientras que una sonrisa burlesca aparecía en sus labios observando como paso a paso se iba acercando. Hasta ahora había representado el perfecto papel de pasividad y despreocupación, pero sabía que no duraría demasiado y no estaba lejos de sus pensamientos, especialmente cuando lo escuchó pronunciar aquellas palabras dejando entrever claramente el desagrado impregnado en cada una de sus palabras, y sin poder evitarlo la castaña soltó una pequeña carcajada. Se reía de él sin duda alguna, ella lo sabía y era probable que él también lo supiese - ¿no te gusta jugar?, yo pensaba que si - comentó con fingida inocencia mientras que alzaba su mano derecha pasando leve y casi imperceptiblemente que uno de sus dedos rozada el labio inferior del rubio antes de alejarlo y alzarse de hombros - ¿o quizás lo que no te gusta son las reglas? - se divertía a costa de él, adoraba hacerlo, sabía que nadie se había atrevido a enfrentarlo, todos sabían lo peligroso que podía ser, pero ella estaba lejos de sentirse intimidada o preocupada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía


Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Lun Ene 31, 2011 2:00 pm

Se creía vencedor de una guerra anteriormente declarada pero nunca concluida. Y se equivocaba. Su mano se cerró en un puño cuando Pandora no se quedó callada, que sí quieta. ¿Detener el avance o llegar hasta ella, permitiéndose el lujo de admirarla más de cerca? Necia decisión la que tomó, pero sus prioridades habían quedado por delante de su orgullo cuando éste había sido olvidado, junto a la dignidad, en el helicóptero. Las certeras respuestas de Pandora no parecieron surgir efecto en su expresión facial, que permaneció impasible y congelada. Únicamente sus irises azules temblaron un segundo para tratar de abarcar todo el desprecio que los de ella desprendían. El mundo nos queda pequeño, Pandora comentó sin necesidad de palabras. A su alrededor, una auténtica tormenta de film americano se iba desarrollando con total coordinación con el enfrentamiento aparentemente pacífico. Las respuestas de ambos silbaban, cortantes, buscando dar alguna que otra puñalada trapera que hiciera vacilar al contrincante. Pero, una vez más, las respuestas de ella dolieron más que las de él. El muro de contención de su paciencia se agotaba, y el vaso en el que llevaba tiempo derramando serenidad empezaba a rebosar. Pronto estallaría, y la castaña lamentaría haber jugado con el Inta equivocado. Él no era Light, a quien -según lo entendido- apreciaba bastante más que al rubio de fina barba recortada. La oveja sentía celos.

El simple roce puntual de su dedo con su labio inferior, hizo que su seguridad flaqueara. Peón a B2. Pandora acababa de mover ficha con su satisfactoria perspicacia. Su mirada se endureció y afiló al detenerse delante de la mujer que protagonizaba sus más ardientes sueños cada noche. No era deseo. Contempló sus labios con una mueca de desdén que enmascaraba a la perfección un suspiro resignado que nunca llegaría a llamar su atención. El juego nunca había sido ese. Las reglas nunca habían sido aquellas. Los sentimientos que negaba día tras día permanecían impolutos y virtuosos en el fondo de su muerto corazón. Era como tratar de jugar a futbol con un balón cuadrado o bucear en una piscina con dos dedos de agua. Se le hacía difícil, imposible. Y perdía. Caía. Una vez tras otra, superado por la astucia y la pasividad de una castaña a la que arrancaría los labios a mordiscos para que nunca nadie pudiera hacerla sentirse querida. Quería que se sintiera como él, que sufriera, que llorara alguna que otra vez. La quería desgraciada y entregada a sus pies, suplicando una sola noche de lujuria. Pero dentro del juego, aquello era la realidad. Y la realidad dictaba que Pandora nunca caería en el embrujo de su celeste mirada, su apuesto aspecto o su impecable dentadura. ¿La deseaba de un febril modo? No. No era sólo deseo. Era mucho más. Era un imperceptible latido acelerado. ¿Amor? En jamás de los jamases. Touché.

Abrió la boca, pero las palabras no querían salir. Finalmente logró balbucear - Te lo advertí. - Nada sucedió. Silencio, en excepción de truenos y una risotada que sólo tronó en su rastrera mente. Una carcajada vibrante por cada una de las mujeres con las que jugó. Nunca había sido la víctima, pero siempre hay una primera vez. Se limitó a aguantarle la mirada a la muchacha y, lentamente, se concentró en adentrar una sola idea en mente de la castaña. Te deseo, Dante. Era un Inta fuerte, ¿lo suficiente para vencer, al fin?


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pandora
Morey - Rayo
Morey - Rayo


Nombre real : Lorelle Gemma Baumann
Mensajes : 22
Puntos : 30
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Lun Ene 31, 2011 3:12 pm

La escena era bastante inusual si se veía desde ojos extraños. La climatología de la ciudad del temporal constantes daba a todo un aire de escena de película, de un mal guión planteado por alguien. Los rayos, truenos y el viento mostraban una tormenta sin lugar a dudas, rugidos por doquier de la naturaleza, al menos desde lo que podía llamarse naturaleza en aquel mundo creado y de la fingida realidad que vivían. Pero aquella no era la única tormenta que existía en aquel momento aunque de seguro si era la única que podía presenciarse a simple vista, la otra aún se encontraba en reposo a la espera de estallar en cualquier momento. ¿Quién de los dos lograba mantener mayor tiempo y de mejor forma la compostura?, era la batalla silenciosa que siempre tenía cabida cuando ponías en una frase los nombres "Pandora" y "Dante", una lucha constante de fuertes personalidades, de dominación, de lograr vencer al otro a cualquier costo. Ella lo disfrutaba, y sabía que era posible que fuese la única que disfrutase de aquello, se sabía con mayor potencial para ello en el momento en que había sido la primera en mantenerse ajena a los encantos del rubio, logrando acertar el primer golpe de forma certera, un duro golpe según podía apreciar.

Su acción había tenido la reacción que había esperado, podía sentir la tensión emanar de la figura del normalmente fuerte Dante. Se regocijaba internamente pensado en el poder que había conseguido ante él, no sabía de donde había salido pero le gustaba, ella era la que dominaba cada cosa siempre, le gustaba tener todo bajo su absoluto control, ella era la dueña que movía las piezas a su antojo según fuese su conveniencia o su placer en un momento determinado, ella planeaba las cosas para su propio beneficio , ¿egoísta? era probable que muchos la etiquetaran de egoísta y manipuladora. Quizás lo fuera, reflexionó, pero estaba lejos de molestarle. Le gustaba verlo de aquella forma: reticente, cauto y a punto de estallar, ya que dejaba a la vista lo mucho que ella le afectaba, y mientras más pudiese la castaña saber de lo que provocaba en él mayor era su posibilidad de atacar, tenía mayor cantidad de herramientas y recursos en contra del rubio, más posibilidades de tenerlo rendido frente a ella y más fácil sería hacerlo entender que no tenía posibilidad alguna contra ella. Pero sus pensamientos se vieron truncados por una súbita necesidad de él, su mente se había desviado de su canto de victoria para mostrar una imperioso deseo de quién estaba frente a ella, un deseo de concretar lo que había dejado a medias, aquel fue el pensamiento que siguió al primero. Qué demonios, se reprendió teniendo que reprimir el impulso de acercarse a él tensando levemente el cuerpo, debiendo cerrar momentáneamente los ojos para concentrarse y tardando varios segundos en comprender lo que había ocurrido. Era inteligente, muy inteligente si era sincera y ella por un segundo había bajado la guardia dejándola expuesta a su poder. Intentando dejar de lado aquel estúpido pensamiento que sabía no había sido producto de ella se acercó a él dejando escasa distancia entre ambos - eres listo, pero olvidas que no eres el único con el poder de hacer esto, tampoco el primero en probarlo conmigo - murmuro aún tensa acercando su rostro levemente hacia él buscando provocar. Debía agradecer en aquel momento más que en cualquier otro el tener una cercana relación con Light, gracias a eso había podido descubrir el truco antes de dejarse invadir más profundamente por aquel pensamiento ajeno. Por un segundo se había sentido perdida entre la confusión de lo que su mente había provocado, había logrado hacerla flaquear y aquello no le gustaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía


Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Vie Feb 04, 2011 4:55 pm

Pudo verlo. Aseguraría haberlo visto. Pondría la mano en el fuego, jurando haber visto una llama del deseo arder en la mirada que le propinó Pandora por escasos instantes. El tiempo bien podía ser oro, que aquellos escasos segundos eran oro, plata y diamantes. Todo junto y mezclado, como se sentía su estómago al tenerla cerca. Del mismo modo que sus neuronas se confundían para hacerlo ser protagonista de los más evidentes y desagradables altibajos emocionales. Le aguantó la mirada en todo momento, seguro de sus posibilidades, a esperas de que ella echara los brazos a su cuello y enredara sus largos dedos en su corto cabello dorado para fundir ambas bocas en un simple beso cargado de deseo. Deseo que llevaba demasiado tiempo reprimido por culpa de una de las partes. La parte castaña y con pechos, precisamente. Instintivamente, cuando ella acortó algo su distancia, tensándose, él se acercó también a la vez que su mirada adoptaba un estúpido brillo esperanzado. Ella cerró los ojos y una corriente de aire golpeó el rostro de Dante, como una bofetada. El sueño se desvaneció. La fantasía se fundió. Todo era una estúpida utopía de la que él predicaba la falsedad cada día. El amor no existía, lo que sentía por Pandora no era otra cosa que rencor por haber sido vencido y un irracional deseo de oírla jadear para él. Eso era. Eso tenía que ser. Dante, actúa.

Esbozó una media sonrisa, sobrada de confianza en sí mismo, cuando ella pronunció su aguda respuesta. Se permitió el lujo de enarcar una ceja y chasquear la lengua, acomodándose la corbata que había volado por encima de uno de sus hombros. - Pequeña. Pandora. Princesa... no nos estamos entendiendo, amor mío. - Comentó con un deje casi paternal y burlón en su voz. Carraspeó como solía hacer frente a los jueces cuando iba a dar la declaración que declaraba a su cliente inocente, siempre. Se pasó una mano por el pelo y se acercó un paso justo antes de agarrar sus muñecas y empujarla hacia atrás, contra una de las paredes de roca de ese tétrico lugar. Cerró las mandíbulas con fuerza, mostrando los dientes durante el forcejeo. Logró cruzarle las manos por detrás de una cañería que sobresalía de ese paisaje eléctrico. Una vez sus cuerpos estuvieron pegados y sus miradas encajadas, sonrió de lado y le colocó un artilugio que habían inventado para él. Un regalo de alguno de sus muchos aliados en la gran ciudad. Se podría decir que se parecían mucho a unas esposas pero herméticas y gruesas, como dos muñequeras de acero. Una vez la tuvo inmovilizada con las manos a la espalda por detrás de la cañería, se separó. La contempló como si fuera una obra de arte de un museo. - Tengo entendido que los Morey de Rayo podéis hacer caer relámpagos. Una pena que para ello necesites tocarte el pelo con las manos, ¿no?- Dijo, sonriendo.
Yo gano, tú pierdes.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Basta de juegos, bonita. {Pandora}   Hoy a las 10:50 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Basta de juegos, bonita. {Pandora}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Firma Juegos
» juegos flash en html?
» JUEGOS EN MI FORO
» Publicidad y juegos
» pregunta de crear juegos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Game Over :: Thoros-
Cambiar a: