Game Over


 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Condenados a no poder ignorar. {Lyra}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Lun Ene 31, 2011 1:09 pm

Las rocas entrechocaban de un modo vibrante y letal, como certeros floretes de espadachines experimentados. Una contra otra. Otra contra una. Nadie se atrevía a visitar Thorodan, y ahora entendía bien el porqué. Ante el frágil cuerpo de alguien como Dante, esa gran esencia luminosa de matices esmeralda parecía escupir ira y electricidad. Era una vorágine destructiva, caótica y demasiado intensa para aguantarle la mirada demasiado tiempo seguido. Parpadeó, asombrado de lo que se erguía a unos veinte metros de él. No buscaba respuestas, o tal vez sí. ¿Debería haber acudido al corazón de Bvlgaria en lugar de al dantesco paraje en el que otros habían perdido la vida? Tensó las mandíbulas, contemplando ese ajetreo ruidoso y estresante. El sonido de las rocas romperse lo forzó a cubrirse los oídos para no enloquecer de tierno inicio. Poco a poco su oído interno se fue acostumbrado y terminó por no ser peor que el sonido repetitivo provocado por una taladradora incansable. Al descender por el escabroso paisaje, que parecía conducir al mismísimo centro de la tierra o al infierno, se había enganchado un par de veces la americana, por lo que diversas zonas de la tela caían en jirones que ondeaban con las ráfagas de viento que se alzaban, surgidas de la nada. Era una locura, una maldita locura producto de unos remordimientos jamás admitidos y una evidente mente insana. El azul eléctrico de su mirada palideció, junto al resto de su piel, al atrapar en su interior el reflejo o el auténtico rostro del apocalipsis. Tragó, inseguro.

¿Dónde empezaba el juego y acababa la realidad? ¿Realmente se hallaba en esa masa caótica el verdadero secreto del juego? Él, partícipe y entendido del mismo, ignoraba demasiadas cosas como para poder conciliar el sueño por las noches. En algún lugar demasiado lejano, April requería de su ayuda, y él no tenía la potestad de salir de ese antro de perdición. Condenado a forjar una farsa, a vivirla, a disfrutarla, a desperdiciarla. ¿Y qué vendría después? ¿Cuál era el verdadero precio a pagar por tener una segunda oportunidad de tener una vida? Los que carecían del suficiente conocimiento vivían el juego como si fuera su realidad. Pero, ¿y aquél que había vivido toda su vida como un juego? Dante se sentía perdido, por primera vez en mucho tiempo lo aceptaba, lo admitía y se dejaba derrotar por el temor a lo desconocido. Era un hombre, no el Dios que había creído representar en su papel de eterno protagonista. Cierto es que el conocimiento los hacía libres, pero, en ese particular caso, la ignorancia podría ser el mejor regalo que a Dante le podrían haber concedido. Pide un deseo, Dante. Susurró una vocecilla interior, para su sorpresa, femenina. - Acaba con esto de una vez. - Respondió en un susurro apagado por un fuerte estallido.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Mar Feb 01, 2011 7:45 am

No había que ser una genio para saber que me había perdido de lo lindo. Una tarde de paseo se convertía en una tarde de desesperación pues ahora no sabía como volver al departamento. Sabía que no debí de haberme ido tanto, pues no conozco Bvlgaria tan bien para andar vagando por ahí sin rumbo. Pero mientras más me alejaba, iba viendo que estaba en un lugar demasiado imponente, la luz que se desprendía era de lo más brillante y poco la aguantaba.

Alethia mueve tu trasero de vuelta hacia donde vienes...debes de ser la única criatura que se acerca a un lugar así. Mi conciencia reclamó y yo sabía que de cierto modo tenía mucha razón, ese lugar no era para andar vagando, mucho menos yo sola y además, perdida. Sin embargo, no era la única que estaba ahí, una figura, a quince metros lejos de mí, yacía parada, contemplando el espectáculo que ese lugar presentaba a sus visitantes.

Dudé en acercarme, pero finalmente, mi curiosidad fue más fuerte que mi precaución. Además, probablemente esa persona podría ayudarme a salir de ahí porque, por venir tan distraída, no me había parado a pensar siquiera donde estaba. Cuando estuve lo suficientemente cerca, supe quien era esa misteriosa figura: Dante. De haber estado en otro lugar y en otro momento, probablemente me habría puesto a la defensiva, pero necesitaba su ayuda. Y al verlo más de cerca, vi en su expresión algo que no había visto jamás.

Sin duda no quería importunarlo demasiado, pero algo dentro de mí insistía en que me acercara, y así lo hice. Ya completamente detrás suyo, pasé mis brazos alrededor de su cintura y recargué mi mejilla en su espalda. Silenciosa, esperando su reacción.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Mar Feb 01, 2011 12:37 pm

Estático. Paralizado. Inmóvil. Contemplando la dantesca escena que se desarrollaba delante de él. Había oído hablar en reiteradas ocasiones de ese mítico y místico lugar, pero nunca había osado adentrarse en las profundidades de la tierra para poder buscar alguna respuesta certera. Polvo de roca se esparcía por el aire, forzándolo a entrecerrar los ojos y colocar una mano delante del rostro para no quedar cegado por alguno de esos minúsculos pero letales proyectiles. Al rato cesaron de dirigirse hacia él, cuando el sentido de los azotes del viento varió de dirección. Tragó, contemplando anonadado esa gran cosa verde que se asemejaba demasiado poco a las ilustraciones del juego que le habían sido mostradas. Le dolían las palmas de las manos por haberse hecho pequeños cortos al descender por el abismo rocoso, y sangraban ligeramente. De haber habido carnívoros rastreadores, estaría ya muerto. Pero ni el más fiero animal osaba acercarse a Thorodan. Si escapar del juego no podía por voluntad de los de arriba, encontraría el modo de salir por su propio pie. De eso estaba seguro. Retrocedió un paso, pequeño, arañando el suelo con la grabilla acumulada en la suela de sus zapatos. No le gustaba ese lugar. No le gustaba nada.

Sus ojos, abiertos de par en par, captaban de modo hipnótico todo ese desorden, esa locura. Cerró los puños con fuerza mientras recordaba una y otra vez las palabras de Alexander Maverick. Todo era una maldita trampa. La gente que había entrado en el juego por ocio no se hacía cargo de las magnitudes que a la larga podía comportar crear una realidad paralela. Pero los Exos y los Asis estaban condenados a ser conscientes de que se perdían algo muy valioso. La realidad. La verdadera realidad. Realidad que los había escupido de un sutil modo. Parpadeó, tenso en su totalidad, y pudo sentir cómo un par de brazos aparecían a modo de cinturón. No pudo reaccionar, demasiado concentrado en su dramática existencia, pero logró observar por encima del hombro de quién se trataba. La reconoció al acto, pero no tenía ni la más remota idea de qué hacía ella allí. Tampoco quería saberlo. - Contempla esto, Lyra... la ira de Bvlgaria. - Siseó, dudando de que la muchacha rubia oyera la totalidad de su frase debido al continuo estruendo de ese caótico lugar.
Por primera vez en mucho tiempo, Dante estaba aterrado, y sus pupilas temblorosas lo afirmaban.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Mar Feb 01, 2011 3:06 pm

Alethia algún día tu curiosidad y tu distracción van a acabar contigo. Me advirtió aquella vocecita llamada mi conciencia. Sí, sabía que me había metido en un lugar muy peligroso todo por andar vagando distraída, pero era inevitable, desde que había divisado aquel lugar a lo lejos, su energía me había atraído de manera inevitable. Sabía que era peligroso, sabía que no debía de ir para allá, sabía miles de cosas que deberían de hacerme querer evitar el lugar. Pero simplemente no podía, era mágico, de una belleza admirable y terrible a la vez. Ahora comprendía, este era el corazón de Bvlgaria, el lugar que tan impactante se mostraba en la caja del juego. Si su imagen imponía, estar frente a él como lo hacía yo, era una experiencia digna de recordarse.

Al ver a Dante, no me sorprendí nada, un lugar como aquel le debía de resultar de lo más atractivo. Pero en su rostro veía una emoción que jamás le había visto: vulnerabilidad. ¿Cómo no sentirse así ante el paraje que estaba a unos quince o viente metros de aquel imponente espectáculo. Él no hizo ademán de retirarse de mi contacto, lo cual me agradó y calmó un poco mi desesperanza. Con mucho esfuerzo escuché su comentario, disminuido bajo la presión del lugar, entendía a qué se refería, un lugar lleno de fuerza, pasión y furia. Y todo creado por el hombre, era verdaderamente increíble.

Me quedé ahí tras Dante sin moverme, sobrecogida por el poder que irradiaba el lugar y algo aliviada al saber que no estaba sola en ese lugar. - Es pura energía, incontrolable y... pasional, furiosa...no me sorprende que seas tú quien la contemple así - dije lo más cercano a su oído, para que me escuchara, pero no demasiado fuerte para lastimar su oído. Y aún frente a tanto poder, pude esbozarle una sonrisa por demás, sincera.

Ahora que estaba sola, buscando entrar a la base Exos, me daba cuenta de la verdadera soledad que sentía...con los Asis, por lo menos sabía que las noches que había pasado con Dante, había sido importante, alguien había estado conmigo y no estaba tan sola. Y en este momento, donde más sola y desesperada me había sentido, volvía él a aparecerse en el cuadro.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Mar Feb 01, 2011 3:40 pm

Dante tragó saliva, permitiendo que su nuez danzara al bajar y subir con velocidad. El ruidito gracioso que emitió nunca fue escuchado por nadie. Siguió tenso, analizando de modo fijo aquello que ardía con el fuego de mil infiernos. No le gustaba. Las palabras de Lyra salieron de sus gruesos labios para surcar el aire como golondrinas hasta posarse en un nido que habían formado en el oído izquierdo del varón. Dante no respondió al acto, al contrario, alargó más de lo debido el silencio, dándoles así a ambos la oportunidad de pensar con mayor claridad. Claridad relativa teniendo en cuenta que en cualquier momento un pedrusco podría amenazar con abrirles el cráneo. La rubia había sido lista de colocarse tras él, luego la gravilla de las piedras fracturadas se apegaba al traje roto de él, como si fueras brillantina o purpurina. Entrecerró una vez más la mirada, dejándose acompañar en la que podría ser la última de sus noches en Bvlgaria. Meras fantasías. O tal vez no.

Negó suavemente, manteniendo sus irises firmemente puestos en la masa esmeralda. ¿Pasional y furioso? Era caótico e indecente. Inmoral. Inconcebible. Incomprensible. Aterrador y apocalíptico. Dos piedras estallaron frente a ellos, como si fueran fuegos de artificio solo que con una luminosidad meramente verdosa. Color esperanza, qué paradoja para lo que podría ser el infierno de esa subrealidad. Las palabras de la rubia permanecían revoloteando en su mente, por lo que actuó al respecto, expresando su disconformidad con un tono de voz más bien quebradizo y frágil pero audible. - No es hermoso, Lyra... No es hermoso... - Pensó en voz alta, sin voltear el rostro por encima del hombro para fijar su celeste mirada en la de ella. Ni rastro de su egocentrismo. Ni rastro de su narcisismo. Ni rastro de la más prodigiosas de las sonrisas que él solía mostrar a todas horas. Volvió a tragar y retrocedió un poco, sujetando las manos de Lyra unidas en su abdómen bien definido. Así, pudo arrastrarla un par de metros atrás, alejándose ambos de la trampa mortal. Poco a poco, sus ojos se humedecieron al contener lágrimas que no pensaba dejar salir jamás.

- Yo soy como eso, Lyra...- logró decir con voz rota, desesperado, mirando el bullício caótico.
Hermoso y letal. Pasional pero doloroso. Volker Dünbreck. Dante.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Mar Feb 01, 2011 5:38 pm

Aunque el espectáculo fuera digno de admirarse, me parecía que debíamos de alejarnos más, mucho más y esa opinión se hizo más fuerte al notar como dos pedruscos se estrellaban en el suelo próximo a nuestros pies. Al parecer Dante era de la misma opinión, pues se había movido hacia atrás tomando mis manos y yo caminé intentando mantenerme en equilibrio, no quería caerme ahí. Alejados unos cuantos metros me sentí un poco más segura, había aprendido mi lección, no debía de vagar sola por ahí en lugares que no conocía. Al parecer Bvlgaria era más peligrosa de lo que me imaginaba. Peligrosa y más segura a la vez. Yo me sentía amenazada de una manera inimaginable, por ingenua había caído aquí, por el amor que sentía por mi hermano había venido a involucrarme en una guerra de intereses que superaba con creces mis problemas de adolescente en el mundo real.

Sin embargo, mis problemas se me olvidaron por completo al escuchar a Dante. Jamás había escuchado su voz de esa manera y aquello no era normal. Era increíble que se le viera de esa manera, más cuando siempre aparentaba tanta seguridad. Y no sabía qué debía hacer en ese momento, quería ayudarlo, demostrarle que mi...mi...lo que fuera que sentía por él. Pero aún ahí solos, jamás admitiría su debilidad, que necesitaba algo. Sin embargo, yo seguía siendo Alethia DiPallermo, y cuando alguien me importaba, siempre lo demostraba, así que lo voltee un poco, para que pudiéramos quedar frente a frente, pero sin darle la espalda a aquella energía y entonces lo abracé,rodeando su cuello con mis brazos y dándole un suave beso en el cuello.

No quería decirle nada, sabía que era mejor no hacerlo...sólo esperaba que él no me apartara, y de hacerlo, simplemente intentaría volver mis pasos y regresar a mi lugar...sólo que no sabía cuál era realmente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Miér Feb 02, 2011 3:31 pm

Las negras pupilas de Dante se contrajeron cuando un par de rocas volvieron a acercarse demasiado. Para su fortuna, ya se habían alejado lo suficiente para no resultar heridos, que sí para seguir hipnotizados por el embrujo de la escena. Lyra no pareció comprender las palabras que temblorosamente abandonaron la garganta del hombre. ¿Quién podría comprenderlas? Tragó, sintiendo cómo ella se movía para quedar junto a él, paralelamente a la energía esmeralda. Lo rodeó del cuello con sus delgados brazos pálidos y enterró su rostro en su cuello para depositar un beso que no logró volver positivas sus malas vibraciones. Tensó la mandíbula, analizando las corrientes de gravilla que volaban alrededor del centro de Thorodos. Sus ojos seguían inundados por una translúcida capa de agua cristalina, salada. Lágrimas que se negaban a abandonar sus lagrimales ya ahogados. - Yo soy como esa masa caótica.- Balbuceó de un modo lo suficiente comprensible como para que Lyra lo oyera. En cualquier otra circunstancia, le habría alzado el mentón y habría unido estratégicamente sus labios a los de ella. Pero no en esa, precisamente.

Las manos salieron de sus bolsillos para poder enredarse con suavidad en los pliegues de la tela del atuendo de Lyra. Su mirada no varió de angulo, poco dispuesta a dejar de torturarse con el símil que su mente creaba una y otra vez. - Atraigo y destruyo todo lo que toco...- Añadió en un hilo de voz, resiguiendo con la mirada el caos y la destrucción visible alrededor de la esfera palpitante cual vivo y enérgico corazón. Entrecerró los ojos llevó la mano diestra al pelo de la rubia, enredando sus largos y fuertes dedos en los bucles teñidos del color del sol. Acarició su cuero cabelludo con sutileza, tratando de que ella se acomodara contra su cuello y así no pudiera levantar la mirada para ver las dos únicas lágrimas que bajaban por su tostada mejilla, acabando por enzarzarse en una pelea contra los puntiagudos pelitos de la barba descuidada. Frunció el ceño e inspiró el aroma que el cabello de Lyra desprendía. Era un olor cálido y agradable, a club de desnudo y alcohol caro. Separó la mano del cabello de ella y se secó el rastro de esas dos lágrimas, tratando de encubrir su crimen, o la redemción del mismo. ¿Qué estaría haciendo Lyra allí? Su desconsideración aumentaba exponencialmente cuando no lograba creerse alguien importante.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Miér Feb 02, 2011 8:04 pm

Desde niña, siempre crecí viendo el amor tan puro y sincero que había dentro del matrimonio de mis padres. Mi papá le compraba flores a mamá, ella le cocinaba sus platillos favoritos, puros detalles y mimos...así había idealizado el amor o lo que debería ser una relación de pareja. Claro, tuve mis estampones con la pared con mis novios (que tampoco eran tantos) pues cada uno fue distinto y nada uqe ver con mis padres, pero jamás dejé de creer que ese amor existía. No me imaginé nunca que pudiera alguna vez enamorarme de una persona que no demostraba sentimiento alguno...o que caería en las redes de un ligón que sabía decir las mentiras más creíbles del mundo...las dos cosas al mismo tiempo.

Pero al oír tanta desesperanza, o lo que fuera que detectaba en el tono de Dante, me hacía sentir mal. Quizás para él yo fuera sólo una niña inocente, desesperante y boba, pero por Dios que me preocupaba por la gente a mi alrededor, quizás demasiado, pero no podía evitarlo. En esos momentos, lo único que deseaba era ver que la expresión de Dante cambiara a la sonrisa coqueta y seductora que tenía siempre. Quería saber que no se veía a sí mismo de la manera en la que se me describía. Vale, no estaba de acuerdo con los modos que tenía para las mujeres, seducirlas para luego cambiarlas por otras, pero no podía evitar sentirme mal por verlo así.

Me apoyé en su cuello y dejé que acariciase mi cabello y aspirase mi olor, sabía que me quería mantener así para que no viera que lloraba. Vamos, soy una chica que llora por cada cosa que le pasa, no puede engañar a una experta en lágrimas como yo. Pero prefería no decir nada, sabía cómo se pondría si lo mencionaba, por lo que me quedé acariciando su espalda suavemente, demostrándole con ello que yo estaba ahí. Sin embargo, no pude quedarme así por mucho tiempo, me fue imposible cuando dijo que destruía todo lo que tocaba.

Alcé mi mirada a sus ojos y tomé una de sus manos, entrelazando mis dedos con los suyos y con la otra acaricié suave y momentáneamente su mejilla. - No es verdad, a mí me hiciste más fuerte, de por sí soy una llorona de lo peor, el que te cruzaras en mi camino me hizo darme cuenta de que no todo puede ser como el mundo color de rosa que yo quiero que sea y te lo agradezco...y si te hace sentir mejor - aún a expensas de que tu gran ego aumente - las noches que he pasado contigo han sido increíbles - eso no era una mentira, y tampoco lo podía negar si había caído rendida a sus encantos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Jue Feb 03, 2011 5:38 am

Tensó las mandíbulas, sin estar dispuesto a llorar ni una sola lágrima más. Él era un adulto. Alguien que no quería entender de sentimientos, que nunca lloraba. Aguardó en silencio, contemplando las rocas danzar alrededor de ese algo, recordándole a los indios danzando alrededor de un fuego. Afiló la mirada, entregándose a los recuerdos y fantasmas del pasado. Dante, por su cuenta, no había podido creer en el amor ni siendo niño. Sus padres empezaron a pelear demasiado temprano, cuando él apenas empezaba a comprender qué eran los sentimientos. Mientras ellos dos peleaban y se tiraban los platos a la cabeza, Volker se encargaba de cuidar a una hermana con discapacitación de la que había sentido celos meses atrás. Luego su madre desapareció y nadie osó decirle que había muerto. El amor no era algo que existiera en el vocabulario de los Dünbreck, se lo había hecho entender su tío Neil. Las manos de Lyra se pasearon por los pliegues de su rota americana, tratando de calmar su dolor con la ternura equivalente a la del beso de una madre.

Entrecerró los ojos, dejando de observar esa bola de energía demasiado poderosa para poder fijar el azul vidrioso de sus ojos en los de ella. La escuchó con aparente indiferencia, enfocándola y atrapando su reflejo en el interior de sus irises celestes. No sonrió por el momento, más al final de la frase no pudo evitar que su pecho se hinchara de orgullo masculino. - El mundo nunca ha sido ni será de color rosa. Me alegro que lo hayas entendido, finalmente.- Se limitó a decir, desviándose un poco. Del modo más sutil que sabía había tratado de escapar del hecho de hablar de él, cosa a la que temía un poco. Bajó la mirada suavemente, fijándola en las piedras que llegaban a ellos, rodando, escupidas por ese bullicioso caos. Un estallido lo hizo pegar un pequeño bote de sobresalto pero no hizo comentarios al respecto, sólo dejó caer los brazos inertes a ambos lados del cuerpo mientras ella seguía abrazándolo. Había logrado recuperar la compostura, pero se mantenía serio y frío, que no coqueto y narcisista. ¿Habría cambiado Dante tras impactarse por el secreto que allí se hallaba?

Se separó de ella con lentitud y se pasó las manos por el pelo, aplastando su corto cabello rubio. Se acercó a esas escarpadas paredes y logró sentarse en una roca más o menos plana, no le apetecía agujerearse los pantalones también. ¿Qué había sido de ese tipo elegante permanentemente pulcro? La contempló con paciencia, apoyando las manos en sus propias rodillas. Lyra parecía haber aprendido la lección, por lo que Dante tenía la oportunidad de ponerla a prueba. Sinceramente dudaba que la rubia hubiera podido orientar de modo distinto sus impulsos amorosos, pero tenía que intentarlo. - Sigues amando a ese niño, ¿verdad? - Estaba seguro, Lyra no había aprendido la lección, se había limitado a recitarla. Sólo te harás más daño, pequeña. Déjalo.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Jue Feb 03, 2011 7:42 am

Observé a Dante y me di cuenta de que el estar aquí había cambiado su estado de ánimo. No te metas más en lo que no te importa Alethia, déjalo en paz me advirtió aquella vocecita a la que llamaba conciencia. Siempre tenía razón, pero no por ello le hacía caso. Quizás lo mejor habría sido irme en cuanto lo vi, eso sin duda hubiera sido lo mejor para mí, pero no, tenía que ir hacia él e intentar hacerlo sentir mejor. DIjera lo que dijera mi conciencia, yo no podía evitar ser como era, para mí ayudar a quien lo necesita es parte de mi ser, si está en mis manos poder brindar un poco de consuelo a alguien, lo haré aún a expensas de mí misma. Sí, sé que ello me ha causado grandes problemas aquí y en el mundo real, pero dejar de hacerlo sería perder una parte vitalicia de mi ser. Sin esa compasión que sentía por los demás, no sería Alethia DiPallermo y yo me sentía orgullosa de ser quien era.

Dante se apartó de mi abrazo y decidí no hacer nada en contra de aquello, también sabía que no debía forzar las cosas y que debía de aprender a respetar los deseos de los demás. ÉL fue a sentarse a una piedra y yo lo contemplé por unos instantes. No me gustaba ese Dante serio, como si no tuviera ya suficiente de seriedad en este mundo, pero ya había intentado hacerlo sonreír con el comentario anterior, logrando una nada por respuesta y sabía que intentarlo demasiado no podría ser bueno ya que podría llegarlo a hartar.

Él me preguntó si seguía amando al niño y yo suspiré mientras iba a sentarme a su lado, el que intentara hacerme más fuerte no quería decir que había superado ese amor que comenzaba a pasarme factura. Sin mirarlo a los ojos respondí de la manera más sincera que podía.

- No puedo cambiar de un día para otro lo que siento, aunque no lo creas, de verdad me gustaría poder arrancármelo del corazón...y a pesar de no ser correspondida, el amar a alguien me hace sentir viva, no importa si él no me corresponde, el ya sentir un poco de amor me ha ayudado a no perder la cabeza - alcé mi mirada para observar sus ojos azules y entonces una sonrisa sardónica cruzó mis labios - ya sé que me dirás que lo mejor sería dejarlo de amar, y no negaré que tienes razón, pero no puedo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Vie Feb 04, 2011 4:17 pm

Las palabras de Lyra no lo conmovieron, hacía tiempo que nada lograba hacer eso. Era como tratar de derretir el polo norte con un mechero barato de todo a cien. Enfocó la mirada, clavando el azul de sus ojos en el de ella, tratando de averiguar qué llevaba a esa pequeña rubia a martirizarse de ese modo. Volker no lograba entender porqué esa obsesión por amar o ser amados, si al final era el mismo, todos morían solos. Separó su firme trasero de esa escarpada y rocosa pared para poder acuclillarse y adueñarse de un pedazo de piedra del tamaño de una pelota de golf. - El amor es el invento más estúpido que ha hecho la humanidad después de el papel higiénico con dibujitos y Santa Claus... - Murmuró, absorto en el llameo esmeralda reflejado en la imperfecta superficie del guijarro. Torció el gesto, reflejando dureza y algo de dolor que nunca llegó a sacar de su pecho.

Dió un par de pasos por la zona cercana a donde Lyra había tomado asiento. No la miró, siguió contemplando con absoluta indiscreción esa piedra tan normal y corriente. Un pedrusco común, víctima del azar y una futura metáfora destructiva. Dante alzó la mirada de golpe, buscando a la rubia con ese par de luceros azules que robaban cordura y bragas. Le mostró la piedra, jugueteando con ella a lanzarla y cogerla mientras hundía la zurda en el bolsillo, recuperando parte de su actitud de hombre interesante y elegante. Carraspeó, aclarándose la garganta para hablar como había tomado por costumbre al hacerlo siempre en los juzgados. - Esto somos nosotros, Lyra. - Comentó en un tono de voz lo suficientemente alto como para que ella lo escuchara por encima de ese aburrido estruendo. La lanzó al aire una vez más y la agarró antes de lanzarla a esa bola de energía. Ella la destruyó sin miramientos, redujendo la piedra a meras cenizas o arenilla. Ladeó la cabeza y golpeó con la punta del zapato el suelo, arrugando la nariz. - Y eso ha sido lo que ocurre cuando jugamos a amar. - Dijo recordando la explosión ante el contacto. Suspiró.

Frotó una yema del dedo con la otra, borrando todas las pruebas del crimen. Una vez limpió su mano de mugre se la pasó por la mandíbula, resiguiendo su prominente mentón para volver a enfocar su mirada en la inocente Lyra. - ¿Puedes entenderlo? - Quiso saber, afilando la mirada para mostrarse más paternal de lo que habría pensado. Sacudió la cabeza y echó a andar de un lado a otro, pensando en lo que acababa de suceder. Arrugó la nariz de nuevo y se pasó los dedos por la garganta, presionando la nuez para pensar mejor. Se detuvo de espaldas a Lyra, a escasos tres metros de donde ella estaba. - Sé que crees que me divierte joderte tus fantasías de princesa, pero debes aprender que los finales felices sólo existen en los cuentos de hadas. Sé que crees que soy un capullo que se lo pasa estupendamente viendo cómo Light te da calabazas una y otra vez. ¿Nunca te has planteado que, tal vez, lo hago porque me importas algo más que a ese niñato de papá? - Comentó, de espaldas a ella, antes de hundir ya ambas manos en los bolsillos y voltearse a encararla, enarcando una ceja y haciendo un amargo de sonrisa perfecta. Dante había vuelto.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Vie Feb 04, 2011 8:30 pm

Escuché todo lo que Dante decía con referencia al amor y la verdad sentí un poco de lástima por él, porque el amor no era una mentira ni un invento, de hecho era un sentimiento hermoso. Al menos yo lo veía a´si porque siempre había crecido rodeada de gente que me amaba y me cuidaba. Aquí dolía no tener a alguien así a mi lado, y precisamente eso buscaba, había venido aquí a recuperar un pedacito de amor que me faltaba en el mundo real, y no importaba lo que tuviera que hacer para encontrarlo. Y de golpe me llegó una terrible verdad, mi hermano aquí, era otro usuario más, y no me recordaría. Para él sería una desconocida total, pues según me había dicho Light, sólo los Exos y los Asis tenían conciencia de que este mundo era un videojuego.

MIentras la piedra que Dante había lanzado se desintegraba, una parte de mí también lo hacía. Si llegaba algún día a encontrar a mi hermano, éste ni siquiera me reconocería, había muy pocas posibilidades de que Fabian formara parte de los Exos. ¿QUé tendría él que meterse en estos problemas? De hecho yo no sabía cómo no había perdido mi memoria al entrar al juego, pero ahora no valía la pena pensar en ello. Estaba claroq ue no sabía como volver a casa, y mucho menos que pudiera conseguir borrar mi memoria para empezar desde cero aquí. Sin poder evitarlo, unas cuantas lágrimas se pegaron a mis pestañas y no tardaron mucho en comenzar su recorrido por mis mejillas.

- Amar es un riesgo, como todo, no veo qué tenga de malo arriesgar un poco cuando se puede ganar mucho...y no valen tus comentarios de que Light no me hará caso, eso ya lo sé y no necesito que me lo digas precisamente tú - dije casi gritando y sin pararme a respirar.

Él se alejó de mí y yo lo miré mientras hablaba, y al decir lo último me quedé callada. No lo había pensado, ni siquiera se me pasaría por la cabeza que Dante se preocupara por mí ¿no tanto se molestaba en demostrarle al mundo que nada le interesaba? No me pude parar, sólo lo miré sin decir ni una sola palabra, sin mostrar ninguna expresión. Esa sonrisa suya que me dejaba sin aliento, esa sonrisa por la cual me había condenado a mí misma a convertirme en una más de sus conquistas, sin posibilidad de esperar algo más.

- ¿Cuál es la diferencia real Dante? ¿Que Light no corresponda a mis sentimientos a que tú te preocupes un poco por mí? Porque de verdad ya me cansé ¿sabes? Sé que Light no tiene ni el mínimo interés por mí, y si lo que tú quieres es tenerme babeando por ti como tus demás fans, permíteme decirte que ya no quiero más gente jugando con mis sentimientos. - intenté escudarme un poco mientras más lágrimas se arremolinaban en mis mejillas. - Quizás a ti te importen muy poco, pero yo ya no quiero sentirme más mal de lo que ya lo hago, no soy un juguete con el que puedas jugar para luego cambiarlo por uno nuevo, ya me acosté contigo, ya te di lo que tanto querías...no me arrepiento y no te lo echo en cara porque yo lo disfruté también, pero ya siendo honestos ¿Por qué, Dante?

Justamente yo, la niña que no podía dejar sus sentimientos atrás, que siempre se involucraba sentimentalmente con toda persona que se le cruzara, tenía que toparme con dos hombres fríos y sin sentimientos. Y justo tenía que acostarme con ambos para hacer de ese sentimiento algo más de lo que yo podía soportar. Porque dijera lo que dijera, que Dante hubiera insinuado que se preocupaba por mí, me hacía sentirme más cercana, más importante para él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Sáb Feb 05, 2011 5:07 am

Al voltearse lo último que esperó ver fue a Lyra llorando, eso borró al acto su vanidosa sonrisa. Tensó las mandíbulas, contemplando la deplorable escena y su miserable giro brusco. ¿Por qué lloraba? Si teóricamente no le había dejado caer nada que le sonara como nuevo. Frunció el ceño, con ambas manos en los bolsillos y la espalda recta como una personalidad importante. La dejó hablar, con una expresión primero sorprendida, luego dolida y finalmente consternada. No podía creer la sarta de desagradecimientos que estaba saliendo de esa boca tan pequeña. Asintió un par de veces, ensombreciéndose el azul de sus profundos ojos. Alzó el mentón para sentirse aún más alto, superior, por encima de toda esa mierda. No quería mancharse de tanta tontería. Se sentía culpable por sus primeras palabras. Sabía de sobras que él no era el indicado para tratar de sacarle de la cabeza a Light, ¿pero quién lo era, entonces? Ella siguió hablando tras un incómodo silencio que la bola de energía llenó de estallidos y truenos espeluznantes. Dante no retiró la mirada de los ojos de ella ni por un instante, esperando recibir todos los golpes en una sola jugada. Vamos, Lyra. Adelante, rómpeme, pensó, serio y tenso. Él era Dante, el gran Dante, el insensible.

Una vez más, cargaban contra él sin conocerlo lo más mínimo. No podía negar sentirse identificado con Ilya, dado que de ambos se había formado todo el mundo una imagen idealizada y poco verídica. Un alter ego que ambos habçian forjado y no se habían molestado en desmentir. Aún así, las palabras de Lyra golpearon su rostro con brutalidad, aturdiéndolo. - ¿Qué...? - Acertó a decir, afilando la mirada para poder herirla con ella. Desearía no tener el principio de no tocar a las mujeres sólo para poder callarla de un guantazo. Pero no, ella siguió hablando, profanando todo en lo que Dante había estado trabajado. Esbozó una media sonrisa cansada cuando ella finalmente calló. Negó con la cabeza y golpeó el suelo con la punta del zapato, dejando una marca que lo recordaría como presente. - Ya veo. Ya sabía que eramos distintos, pero no hasta éste extremo. En mi mundo cuando alguien se preocupa de alguien se le dan las gracias. Veo que en el tuyo basta con escupirle en el rostro. - Comentó, alzando la mirada, para que ella viera que la había jodido.

Volvió a negar con la cabeza y contempló a sus alrededores, planeando cómo largarse sin más. Para salir de allí tendría que escalar, pero aún tenía la pierna resentida de los arañazos, por lo que no le quedó otra que acercarse al centro de Thorodan. El viento azotó su rostro con ferocidad, meras repeticiones de lo quee Lyra acababa de hacerle sentir. Tensó las mandíbulas, acercándose peligrosamente a la zona donde todas las rocas volaban y entrechocaban a más de cinquienta quilómetros hora. Cerró los ojos y siguió acercándose, con los ojos cerrados y la expresión inerte. Se detuvo cuando llegó a la zona más peligrosa. Milagrosamente nada le golpeó por el momento. Abrió la boca para alzar la voz y que la rubia escuchara lo último que tenía que decirle. - ¿Quieres saber para qué te protejo? ¿El verdadero motivo, eh Lyra? No eres la única que tiene hermanos fuera de aquí. Tienes suerte de que el tuyo se halle en el juego, puedes encontrarle. Yo tengo una hermana pequeña. April se llama. Nació con Síndrome de Down. Ahora está allí fuera, sola. Deja de llorar como una estúpida, careces de motivos. - Dijo, serio como nunca, de espaldas a ella mientras las rocas amenazaban en golpearle con brutalidad. No sabes lo que es sentirse desgraciado.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Sáb Feb 05, 2011 5:09 pm

En toda mi vida, nunca me había sentido insensible ante los sentimientos de los demás, siempre me había sentido orgullosa de poder decir que me preocupaba por las personas a mi alrededor y que buscaba que estuvieran bien. El juego no tenía por qué hacerme distinta, yo seguía siendo yo y no debía dejar que nada cambiara aquello. Además Dante tenía razón en muchas cosas, incluyendo el hecho de que era una desagradecida, mimada y caprichosa...no había que decirlo para saber que me había comportado así con él. De algún modo tenía que lograr que Dante me escuchara, debía de estar muy molesto conmigo y con muchísima razón. Él no hablaba de sentimientos, pero recién confesaba que yo le importaba, y yo le había reclamado por simples nimiedades. Claro, el no saber de su vida no me daba el derecho de dar por sentado que había tenido un vida fácil, ahora por fin tenía el vislumbre de que tal vez él había sufrido mucho.

Y escuchar lo de su hermana me había preocupado, tanto por él como por la chica que estaba en el mundo real sin tener ningún contacto con su hermano mayor. Yo era afortunada, quizás Fabian no me reconocía, pero podría entablar una buena relación con él aquí. Y eso no lo había visto, no había uqerido ver más allá de mi propio egoísmo. Quería todo, quería a mi hermano, quería volver con mi familia, quería lograr que Light se enamorara de mí...todo quería. En esos momentos me daba cuenta de lo terriblemente que había tratado a Dante. Me había dejado llevar por un enojo que nada tenía que ver con él y yo me había desquitado injustamente. ¿Alguien podría pegarme con una roca de ésas en la cabeza? Pero ahora no había tiempo para preocuparme por mi loca obsesión por golpearme, tenía que sacar a Dante de ahí antes de que se hiciera daño.

Me levanté de la roca donde estaba sentada y me acerqué a él, jalándolo del brazo hacia atrás. Sin más, lo abracé fuertemente, deseando que esta vez pudiera perdonarme por mi terrible falta de buen juicio - Discúlpame por ser tan desconsiderada contigo, no...no era mi intención herirte, es sólo que no sé que pasa conmigo, claro que no debí desquitarme contigo, eso fue de lo más insensible de mi parte y lo siento mucho, mucho de verdad. - pedí alzando mi mirada a él - Por favor, si hay algo que pueda hacer para recompensar un poco lo que te dije...dímelo, quiero demostrarte que tú me importas...mucho
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Dom Feb 06, 2011 6:15 am

Todo parecía haber enmudecido a su alrededor mientras se adentraba en la zona de peligro sin saber bien qué pretendía al cometer tal estupidez. Parpadeó suavemente, sin mucho esfuerzo ya que tenía los párpados medio caídos. En su mente, las carcajadas infantiles de April tronaban una y otra vez, enmudeciendo el resto de melodías. Una piedra pasó rozándole la mejilla. Era un guijarro pequeño pero puntiagudo, cual erizo de mar. Se golpeó bruscamente contra su pómulo derecho y siguió su oscilante movimiento flotante, dejando que un pequeño hilo de sangre empezara a nacer del rasguño. Dante alzó una mano y acarició la torpe herida casi con asombro, como aquél niño pequeño que descubre por primera vez que es capaz de sangrar. Separó las yemas de los dedos de la herida y analizó con ese reflejo esmeralda el líquido carmín que teñía las puntas de sus dedos. - Fascinante. - Alcanzó a murmurar, totalmente entregado a su propio pensamiento, ajeno ya a la presencia de la rubia. Rubia que lo había empujado a pensar más de la cuenta.

Podría haber seguido largo tiempo en esa posición, demasiado cercano a las rocas enfurecidas que orbitaban como los planetas alrededor del sol. Dante sólo era un satélite mal colocado en una órbita ya poblada por demasiados planetas. ¿Planetas? ¿Rocas? ¿Piedras? ¿Qué mas daba, ya? De un momento a otro, un par de manos femeninas se cernieron alrededor de su muñeca y tironearon de l misma hacia atrás, forzándolo a dar un traspié. No pudieron retroceder más dado que esos brazos que se habían adueñado de su brazo ahora tomaron en posesión su torso entero, engulléndolo en un abrazo. No habló, sólo bajó la mirada para recordar que no estaba solo, al menos no en ese momento. Lyra lo abrazaba como si su vida dependiera de ello. Dante frunció el ceño, serio y algo herido de las últimas palabras que la rubia había osado dedicarle. Ella soltó un discurso que no dejaría a Dante indiferente, pero eso Lyra nunca alcanzaría a saberlo, dado que su expresión se mantivo impasible e inexpresiva. Era el precio que había de pagar por haber atentado contra su buena fe en una situación fuera de contexto donde él había tratado de hacerla sentirse mejor.

Entreabrió los labios para decir algo, elaborando una buena respuesta cortante, cuando algo se interpuso entre él y su objetivo. Una piedra parecida a la anterior, sólo que diez veces de mayor tamaño, se acercó peligrosamente a ambos, a altas velocidades. Dante alcanzó a verla instantes antes de ser golpeados y pudo acercar más a Lyra y voltearse para protegerla con su propio cuerpo. Así, de ese modo, la chica sólo recibiría el empujón del pecho de Dante, que no las escarpadas púas de la piedra. Piedra que impactó de un modo bastante doloroso en el hombro derecho de Dante. El varón rubio de ojos azules aulló de dolor y casi se desploma, pero sus firmes manos siguieron rodeando el cuerpo de Lyra, cubriéndolo con el suyo para que no sufriera su mismo destino. Con el rostro pálido y sudoroso, echó a andar con ella hasta su posición anterior, cerca de las seguras rocas lejanas. La soltó y se miró el hombro con pánico mudo. La americana había sido arrancada junto a un pedazo de camisa. Podía ver perfectamente las marcas de los bordes de la piedra en su piel, sangrando a borbotones. Miró a Lyra, desconcertado y en shock. - L-lo siento... - Tartamudeó.


VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lyra
Morey - Agua
Morey - Agua
avatar

Nombre real : Alethia DiPallermo
Mensajes : 184
Puntos : 162
Fecha de inscripción : 24/01/2011

MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   Lun Feb 07, 2011 1:19 am

Cuando Dante me miró, me preparé para que me soltara aquello que ya sabía, que era una egoísta, una malagradecida y mil cosas más que sin duda merecía más que culquier otra cosa en este mundo. Pero no llegó a pasar, puesto que - sin que yo pudiera ver algo - una roca de un tamaño considerable se acercó a dónde estábamos nosotros. De no ser por Dante, habría salido herida, pero él me había protegido con su cuerpo y yo me había refugiado entre sus brazos al tiempo que me imaginaba lo herido que él podría quedar después de eso; no pude evitar un grito mientras sentía el impacto de su cuerpo contra el mío. Más lágrimas fueron a arremolinarse en mis ojos, impidiéndome por unos segundos ver con claridad, sin embargo, sabía que no podía quedarme llorando mientras Dante sangraba y sufría, por culpa mía.

- ¡Oh Dante! Discúlpame tú a mí - le pedí llorando mientras lo ayudaba a sentarse en una roca. Me sequé las lágrimas de las mejillas y me hinqué frente a él, tomando sus manos entre las mías - De verdad lo lamento...y...y me salvaste ahí...aún a costa tuya - y entonces me di cuenta de cómo en verdad se preocupaba por mí, de cómo me protegía - Dios mío, lo que decías acerca de que te importaba...era cierto - no podía creerlo y a pesar de ello no pude evitar derramar un par de lágrimás más ante esa constatación.

Pero no podía quedarme ahí llorando como tonta, así que me levanté y me coloqué detrás de él y me tapé la boca para ahogar un grito. Esas heridas...se veían mal, muy mal, pero inhalé y me llené de determinación, él me había salvado, lo menos que podía hacer era ayudarlo. - Dante, necesito quitarte la camisa y la americana para curarte, sé que va a dolerte, pero si no la limpiamos pronto, esto se infectará - dije colocándome de nuevo frente a él y alzándole el rostro para que me mirara. - Intentaré ser lo más cuidadosa posible, pero necesito tu ayuda para hacerlo más fácil y más rápido ¿de acuerdo?

Observé a mi alrededor, no había muchos lugares de los cuales extraer agua, el suelo parecía estar demasiado erosionado, lo que hizo que frunciera el ceño. Vale, podía conseguir un poco, costaría mucha energía, pero era lo menos que podía hacer por el hecho de que me hubiera salvado la vida. Suspiré profundamente y volví mi mirada a él. - Vamos a quitarte eso
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Condenados a no poder ignorar. {Lyra}   

Volver arriba Ir abajo
 
Condenados a no poder ignorar. {Lyra}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Poder limitar el tamaño de la firma [12 Enero]
» Como poder configurar el portal
» Abuso del poder del staff
» Quisiera poder poner más smileys
» poder cambiar la cabecera y el fondo del perfil de cada usuario[3 Noviembre]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Game Over :: Thorodan-
Cambiar a: