Game Over


 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Volker Phineas Dünbreck —Dante—

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dante
Inta - Telepatía
Inta - Telepatía
avatar

Nombre real : Volker P. Dünbreck
Mensajes : 201
Puntos : 180
Fecha de inscripción : 26/01/2011

MensajeTema: Volker Phineas Dünbreck —Dante—   Miér Ene 26, 2011 8:27 am

DATOS BÁSICOS




NOMBRE REAL*
Volker Phineas Dünbreck.
NOMBRE FICTICIO*
Dante.
APODOS
D, Dante, Sr. Dünbreck o simplemente Dünbreck.
EDAD*
32 años.
NACIONALIDAD/ES
Estadounidense y alemana.
LUGAR DE NACIMIENTO*
Connecticut, EEUU.
OCUPACIÓN REAL
Actualmente abogado de Maverick©
OCUPACIÓN FICTICIA*
Director de sitios de entretenimiento.
SECTOR ECONÓMICO*
Afortunadamente alto.
ORIENTACIÓN SEXUAL
Rígido Heterosexual.
RAZA*
Inta; Telepatía.
GRUPO*
Asis.
¿CÓMO EXPLOTAS LAS HABILIDADES DE TU RAZA?*
Hace uso de su capacidad para hacer pasar ideas propias como ajenas en juicios y debates de los que puede salir visiblemente beneficiado. Su habilidad sale a la luz cuando hace tratos, siempre buscando el beneficio propio y, a su vez, satisfacer el motivo por el que entró en el juego. Ignora los límites, por lo que suele acabar agotado si no se controla.
EFECTOS SECUNDARIOS*
Mareos, vértigo, desorientación, pérdida de equilibrio y sensación de embriaguez.


DATOS FÍSICOS
ALTURA*
1 metro 88 cm.
COMPLEXIÓN
Alta y fibrada, por lo general.
COLOR DE OJOS*
Sus ojos son de un color azul que matiza dependiendo de su estado anímico -nada fuera de lo común-. Su particularidad es que son de color azul eléctrico. Fijos, felijos e hipnóticos. Pocos le aguantan la mirada durante mucho tiempo, juran haberlos visto centellear.
COLOR DE PELO*
Podría decirse que es color miel. Rubio con tonalidades oscuras.
COLOR DE PIEL
Morena y castigada por el sol a pesar de trabajar en oficina.
RASGOS DISTINTIVOS
Carece de tatuajes o piercings, como de pecas notables o cicatrices, con los que pueda ser reconocido.
¿CÓMO VISTE?
Preferiblemente trajeado. Colores azules, blancos y negros. Corbata por lo general.
DISCAPACIDADES*
Hace años se dislocó el hombro derecho, por lo que es una zona sensible a golpes. Su propio talón de Aquiles, por así llamarlo.
OTROS DATOS
La gente suele fijarse en su sonrisa, el otro componente del dúo dinámico. Las más peligrosas armas de Dante, fisiológicamente hablando. Dientes blancos como perlas y ordenados de modo calculador, sabe sacarle el máximo provecho.


DATOS PSICOLÓGICOS
HÁBITOS
» Levantarse a las siete de la mañana para correr cinco quilómetros antes de empezar el día.
» Acompañar el café con un cigarrillo, es indispensable para pensar con claridad.
» Sellar los negocios con un apretón de manos tras bromear sobre un pacto de sangre.
» Llevar targetitas de papel duro, blanco, pulcro. Y un par de rotuladores negros con punta gruesa.

MANÍAS*
» Padece Megalomanía; que es una obsesión incontrolable hacia la gran autoimportancia y por hacer actos extravagantes. Le gusta hacerse notar, pero siempre de un modo inteligente.
» Otra manía -si puede llamarse así- podría ser que deja las grandes decisiones al azar. Lo hace desde que murió su madre y su tío Neil se lo enseñó. Consiste en anotar las opciones en targetitas de papel, mezclarlas y escoger una al azar. Lo que sale, se hace, acarreando las consecuencias. Es un modo fascinante y psicótico de no caer en la monotonía. Sí, es enfermizo.

AFICIONES / GUSTOS*
» Controlar, dominar y jugar con el destino.
» Siempre ha sido aficionado a la literatura clásica y los bailes de salón.
» Ver la mirada de desesperación de sus enemigos cuando el juez dictamina sentencia favorable.
» Demostrar, demostrar y demostrar. Vive para que se le reconozcan los méritos.
» El café Moka White, casi es una adicción.
» Las secretarias, no hay ninguna de su bufete a la que no se haya cepillado.
» Los retos y las peleas verbales, nunca se niega a ninguna.
» Insertar pensamientos en mentes ajenas, es un juego divertidísimo.

ODIOS / DISGUSTOS*
» Los animales, son estúpidos y dejan pelos la mayoría de ellos.
» El color rojo, le recuerda a los números rojos y a los señales de STOP.
» Las uñas excesivamente largas, le dejan marcas de arañazos.
» El compromiso, cuenta más como una fobia que un odio.
» Los sentimientos, son idiotas y no sirven para nada.
» Las películas románticas, se autoobliga a odiarlas.
» La gente que no capta indirectas y los feos, no deberían vivir.

DEFECTOS*
» Egocéntrico hasta límites insospechados, todo tiene que ver con él.
» Ambicioso de un modo enfermizo, nunca tiene suficiente.
» Suele regodearse en sus victorias ante sus adversarios.
» Dejar al azar decisiones importantes, haciendo uso de sus targetas.

CUALIDADES*
» Trabajador, demasiado. Puede trabajar 48 h seguidas si es preciso y gana algo.
» Tiene un don para sacar colores a las mujeres con halagos de la vieja escuela.
» Sabe sacar el máximo partido a sus cartas, guardándose siempre un as.
» Es capaz de hacer varias cosas a la vez, como leer, escuchar a una pesada y contestar bien.
» Tiene unos modales impecables, es fiel a sus metas y goza de alto nivel cultural.

FOBIAS*
» Tiene fobia a enamorarse, de un modo enfermizo.
» Teme a las arañas y las cosas pegajosas y viscosas.

OTROS DATOS*

“Incluso antes de que preguntéis, yo habré contestado. Siempre estoy un paso delante”.
¿Alguien cree conocer realmente a Dante? Lamento empezar con el tópico reiteradamente usado para dar inicio a la explicación, pero es así. Dante es mucho más que ego, sonrisas dignas de un hijo de los cielos y mirada de espeluznante magnetismo. Es mucho más que un abogado con metas demasiado altas. Dante disfruta con la vida que tiene. Le gusta ser como es. Cree haber encontrado su lugar en el mundo y nada ni nadie va a arrebatarle esa sensación de victoria. Siempre rodeado de mujeres, desde joven aprendió a ganar lo que necesitaba para sentirse realizado. Parece estar siempre seguro de sí mismo y eso, a su vez, suele intimidar a sus enemigos. Parece no tener ningún flanco descuidado por el que recibir un cuchillazo. Su ego ha adoptado el papel de firme armadura de diamantes a través de la que nadie puede hacerle daño, pero tampoco puede llegar a su corazón. Se partirá las piernas para impresionarte, para hacer bien su trabajo, para demostrarte que él solo puede contra el mundo. He aquí la primera de muchas paradojas de Dante: es egocéntrico pero necesita mamar del reconocimiento público constantemente. No hace nada para su propia satisfacción, lo hace para que otros lo satisfagan con halagos o favores. Es un personaje público. Insensible, ocioso, maduro, varonil y dispuesto a todo para ganar. No entiende el porqué se inventaron los podios con tres escalones, si sólo gana uno. Y ese uno ha de ser él.
“Confieso que me emocionó descubrir que la vida no eran sólo mujeres y buen vino. Existe el poder.”
Ambición. Palabra de ocho letras que resume la maquiavélica filosofía de Dante. La vida es una competición, una carrera de obstáculos en la que tiene que acabar primero, un desafío en el que no puede perder ya que eso comportaría una pérdida de dignidad y honor. Demasiado hombre para los tiempos que corren, Dante se mueve única y exclusivamente por el interés, llegando a desarrollar una teoría que refleja que ni la amistad existe, todos nos movemos por interés. Si mueve los hilos del destino para ganar un juicio, no lo hace para que el asesino del hijo de esa desesperada mujer sea encarcelado, lo hace a sabiendas de que eso le asegura un plus en su reputación de tiburón y, a su vez, esa mujer lo recibirá con las piernas bien abiertas en su casa. Si ayuda a una anciana a cruzar la acera, no lo hace por ser un buen cristiano, lo hace porque alguien lo está observando. Probablemente una mujer hermosa, un socio, una ex-pareja a la que demostrar lo que se perdió. Todo está milimétricamente calculado en su vida. No le gusta dejar cabos sueltos, como tampoco tolera faltas de respeto que traten -banalmente- de herir su autoestima. Probablemente la autoexigencia sea lo único que lo aparte de la tentación de malgastar su existencia conquistando.
“Un hombre cuando es bueno raramente es feliz, pero cuando es feliz siempre es bueno.”
Exactamente. Los hombres sólo quieren ser felices, pero la sociedad quiere que sean buenos. ¿Cómo un hombre es bueno? Siendo feliz. ¿Qué precisa el rubio de ojos azules para ser espontáneamente feliz? Mujeres. Féminas. Vírgenes o no. Rubias o no. Adicto al veneno de las femmes fatales, no duda en beber de los labios de todas las que puede. De una en una, de dos en dos, de tres en tres. Sacia los pocos disgustos que la vida le da volcándose en relaciones de fictício afecto que nunca consiguen llenarle. Usa a las mujeres, pero ellas se dejan usar. ¿Quién en su sano juicio renunciaría a una sonrisa conquistadora y una mirada que sin rozarte ya promete placer? Conocedor del arte de hacer gemir y jadear, deja un reguero de lágrimas y corazones rotos por allí donde pasa. A cada mujer que conoce le asegura que puede cambiar, que está cansado de ir de flor en flor. Miente. Miente mil veces. Miente más que habla. Miente más que piense. Se defiende atacando, siguiendo principios maquiavélicos. ¿Quién necesita ser bueno si puede aparentar serlo? Nicolás de Maquiavelo lo dijo, él lo predica y aplica de un modo fiel y literal. Desalmado, lujurioso y demasiado frágil para abrirse a los demás, Dante vive sólo para él. Yo, mi, me, conmigo es su lema.
“No quiero que, cuando muera, el mundo siga como si yo nunca hubiera vivido."
Al final, todo se reduce a eso. ¿Pero quién es realmente? ¿Qué puede esconderse detrás de esa capa podrida de tan hermosa y tentadora manzana? Un niño decepcionado por las promesas de una madre que murió antes de tiempo. Un muchacho que renunció a gran parte de su infancia para cuidar de una hermana menor discapacitada, entregándole más amor del que jamás podrá profesarse a sí mismo. Un hijo demasiado presionado por un padre que desde niño le inculcó la importancia de ser el mejor. Un estudiante que se decidió a estudiar derecho sólo para ver el dolor de la derrota en ojos ajenos. Alguien que aprendió que para sentirse bien debía satisfacer a los demás pero hacer ver que realmente él era el único que le importaba. Una persona que ha asesinado su propio romanticismo, o lo ha intentado. La verdad es que Dante siempre fue un amante de la lectura clásica, escogiendo a partir de la Divina Comedia su nombre de usuario del juego. Dante es un caballero andante al que la corbata aprieta demasiado el cuello. Su soga. Su éxito. Su presión. Su juego. Un romántico que finge ser un desalmado que finge ser un romántico. Una máscara dentro de otra. La vida le queda grande, y no hay día en que su padre no se lo recuerde. Cada mañana me miraré al espejo y me diré lo mucho que valgo. El mundo cabe en mi puño.


DATOS PERSONALES
PADRES*
PADRE• Karl Dünbreck - Abogado como su hijo, actualmente ronda los setenta años y reside en Coonecticut. Viudo justo antes de divorciarse de la madre de Volker. Regenta un importante bufete de abogados, jubilado de dar clases en la facultad de Derecho.
MADRE• Jane Eisenhower. - Fallecida a sus cuarenta años por un tumor cerebral mal tratado, justo cuando iba a divorciarse del padre de Volker. Original de Coonecticut, dio la vida a un niño y una niña. Había trabajado de secretaria en el bufete de abogados Dünbreck.

HERMANOS (AS)
MENOR• April Dünbreck - Desempleada dado que es considerada como no apta para desarrollar una tarea remunerada. Ronda los veintitrés. Nació con Síndrome de Down y no goza de plenas facultades mentales. Probablemente sea la única persona con la que Volker se implica de verdad, ya que considera ser la única mujer que siempre estará en su vida.

OTROS
TÍO• Neil Eisenhower - Hermano mayor de la madre de Volker, setenta años. Una persona poco trabajadora pero con un don para las mujeres. Le legó su lema de 'la vida son mujeres, poder y buen vino' a su sobrino mayor; Volker. Actualmente, y tras haber sentado la cabeza, reside como eternamente soltero en un pueblo cercano de la frontera con Canadá.
MENTOR• Reginald Austen - Trabajaba en el bufete de su padre como socio principal. Si Neil fue su profesor de la vida, Reginald prácticamente se limitó al campo profesional, enseñándole los secretos de ser un tiburón en los juzgados.

HISTORIA*

Por mucho que el propio Volker pueda decir, no tuvo una infancia feliz en su totalidad. Sus padres sí eran dos personas normales y corrientes, que siempre se dejaron la piel para darle todo tipo de caprichos a su pequeño hijo mayor, antes del nacimiento de April. Volker era el rey de la casa, como todo niño pequeño que se precie. Un chaval extremadamente rubio, movido, inquieto, bastante cochino pero siempre sonriente. Sus padres estaban orgullosos del muchacho aunque no le prestaban demasiada atención ya que ambos siempre estaban ocupados con sus respectivos trabajos. A los pocos años de vida de Volker, su madre Jane volvió a engordar. Lo que primero se creyó tumor, acabó por ser un segundo embarazo.

Embarazo que, lejos de ser tan utópicamente ideal como el del varón, dio a luz a una pequeña muchacha rubia, sonriente como su hermano, ingenua como su hermano, pero no mentalmente dotada. Padecía síndrome de Down. Su padre le contó años más tarde que su madre no había querido acudir a demasiados médicos, por lo que nadie había predicho que su hermana no sería del todo normal. Sea como fuere, Volker no puede negar que se celó profundamente de esa chiquilla de habla lenta y radiante sonrisa perenne. Con los años, claro está, empezó a crecer queriéndola y cuidándola de un modo normal. Como dos hermanos. A pesar de la enfermedad de April, Volker peleaba con ella de todos modos. ¿Cómo no iba a hacerlo? Eran hermanos, ley de vida.

Los años transcurrieron y las cosas seguían como siempre, los chicos crecían, sus padres trabajaban. A sus ocho años, Volker era un muchacho independiente, concentrado en todo lo que hacía. Demostró llevar la competitividad en la sangre, como su padre. El progenitor, al reparar en ello, empezó a hacer maquinaciones para inculcar en su pequeño los ideales que su padre le inculcó a él; la supuesta clave del éxito. Éxito que años después Volker alcanzaría a pesar de haber renunciado a muchas cosas durante los mismos. Entonces era joven y no se daba cuenta de ciertas cosas, pero cada vez las riñas entre sus padres se hacían más repetitivas. En el colegio habían hablado de eso, su mejor amigo Phil Jagger le había explicado que sus padres se iban a separar. No podía entenderlo, ¿no era el amor algo puro y duradero? ¿Algo inmortal y perenne? Eso lo confundió, pero se negó a creer que sus padres se separarían. Y de hecho legalmente nunca llegaron a hacerlo, más físicamente, sí. Su madre murió, y él tardó en saberlo.

- ¡Me dijiste una vez que los sentimientos no traían sólo dolor y sufrimiento! -
- No he visto nada en mi vida que me hiciera dejar de verlo de ese modo, hijo. -
- ¡Me engañaste! … no intencionadamente, supongo, pero… te equivocabas... -
- Si eso es cierto, entonces los esfuerzos de toda mi vida también han sido equivocados. -
- ¿Es eso lo que quieres que crea, papá? -
- Volker… quiero que creas aquello que te traiga paz… -
- Qué desenlace más pobre. - Interrumpió, serio.
Ahora os preguntaréis a quñe vino eso. Eso que acabáis de leer fue el diálogo entre Volker y su padre cuando éste le comunicó a sus doce años, que su madre los había abandonado. El muchacho, desconcertado y descolocado, no se quejó. Salió a toda prisa por las calles, pegó carteles donde había una foto suya y se pedía que le avisaran si alguien la veía. Años atrás había perdido a Puck, su cachorro, y su madre había hecho eso. Los carteles de poco valieron cuando años más tarde su padre se cansó del reproche de su hijo por no ayudarlo a buscarla y le contó de modo grotesco la verdad. Su madre había muerto por un tumor cerebral que nadie había podido salvar, pero como Volker era muy pequeño, su padre no supo como decírselo y le contó que se había marchado. Volker, sintiéndose traicionado, negó la confianza que había depositado en su figura paterna y se encerró en sí mismo, dedicándose a él y a su hermana exclusivamente. Ahí Volker se hizo hombre.

El mundo no quiere nenas lloronas, quiere hombres fuertes le dijo un buen día su querido tío Neil. Eso lo marcó, sonsacándolo de su estado de permanente trance en el que se había sumido desde la revelación de la muerte de su madre. Al haberse distanciado de su propio padre, a pesar de no desprenderse de las aspiraciones inculcadas por el mismo, se juntó con el hermano mayor de su madre. El tío Neil vivía del cuento, no trabajaba y vivía bien a costa del dinero de las mujeres con las que congeniaba demasiado bien. Él le habló de ellas, él lo enganchó a ellas, él lo amaestró en el arte de desearlas, ansiarlas y poseerlas. Un Volker ya crecido entró en la universidad con un ego ya crecido y un físico agraciado. En la facultad de derecho donde trabajaba su propio padre aprendió todo lo que tenía que aprender para comerse el mundo juicio a juicio, sentencia a sentencia. Perdió el primer caso tras graduarse. El primero y el último, ya que eso lo motivó a dar el doscientos por cien de sí mismo hasta ganarse el sobrenombre de tiburón.

Un par de romances después y demasiadas noches empañadas por la lujuria que su mirada azulada desprendía, Volker se entrevistó con los dirigentes de lo que en aquél entonces era llamado N & M Enterprise®. Lo contrataron como abogado del bufete interno a una temprana edad, cegados por la reputación que precedía al varón de ondulaciones doradas y luceros azules. No duró demasiado su trabajo en el bufete interno de la próspera empresa ya que el propio Sr. Maverick se tomó la libertad de incluirlo en sus planes. Del mismo modo que media empresa desapareció tras su separación, Volker rechazó la oferta de Norwalleys® para mantenerse fiel al futuro e incierto reinado de Mavers®. Él fue el encargado de cubrir con todo el peso de la ley las aspiraciones y maquinaciones del Sr. Maverick. Habiéndose ganado su confianza y permitiéndose dar algún par de consejos, pudo contemplar cómo el Imperio Mavers se alzaba de la mano del nuevo juego. Todos habían salido ganando, y más cuando le fue ofrecido el entrar a formar parte del juego por parte del gran magnate al que, por cierto, envidiaba. Entró, y Dante nació.

Para saber cómo continúa su historia, la historia de Dante, el dueño de los locales de ocio y entretenimiento. Su reinado recién empieza, y nadie podrá impedir que baje de la cima virtual.


DATOS ADICIONALES
»» Nunca ha permitido que nadie lo deje en sus escasas relaciones serias, siempre se adelanta. No le ha importado nunca hacer daño, mientras no se lo hagan a él. Todo vale en el amor y la guerra.
»» Realmente empezó a usar lo de las targetas para divertir a su hermana April, pero acabó adictándose al juego de dejar al azar sus decisiones más importantes. En una ocasión anotó en una targeta FÚTBOL AMERICANO y en la otra BAILES DE SALÓN, para decidir qué actividad practicaría. Efectivamente respetó la decisión del azar para convertirse en buenbailarín de tango.
»» Disfruta de la velocidad, aunque una vez tuvo un importante accidente de coche en el que se dislocó el hombro y desde entonces va con menos prisa por la vida.
»» Pasa noches en vela cuidando de su hermana menor que, a falta de poder independizarse y teniendo un padre jubilado, suele pasar temporadas en su piso en las afueras de Coonecticut.
»» Se descubre lo demás onrol.





VOLKER DÜNBRECK {DANTE}
{Acceso al Expediente} {Acceso a las Relaciones}

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Volker Phineas Dünbreck —Dante—
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Game Over :: LOS USUARIOS :: »Archivos.-
Cambiar a: